15-12-2018 / 12:39 h EFE

El operativo de limpieza y mantenimiento ha retirado un total de 267 metros cúbicos de cañas y algas en las tres últimas semanas en el mar Menor, que fueron arrastradas por las fuertes lluvias registradas a finales del pasado mes de noviembre, y que provocaron en descenso de la transparencia del agua hasta los 3,5 metros de profundidad.

En un comunicado, el Gobierno regional ha señalado que la mayor parte de estos restos orgánicos se han eliminado de Los Urrutias, La Manga o Los Alcázares, zonas donde se había producido una mayor acumulación tras las fuertes lluvias registradas a finales del pasado mes de noviembre.

En concreto, en la zona sur del Mar Menor se retiraron cerca de 90 metros cúbicos solo en los días posteriores a este episodio. Posteriormente, las labores de limpieza se trasladaron a las playas de La Manga y San Javier, donde el viento y las corrientes provocaron una acumulación de materia orgánica y donde las brigadas de limpieza retiraron cerca de 105 metros cúbicos de estos restos.

En la última semana, un equipo integrado por cinco operarios ayudados por maquinaria ligera ha eliminado más de 70 metros cúbicos de cañas y algas de la zona de Los Urrutias.

El director general de Medio Ambiente y Mar Menor, Antonio Luengo, ha subrayado que este dispositivo de limpieza forma parte del protocolo puesto en marcha por la consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente en los días posteriores al episodio de fuertes lluvias para paliar sus efectos.

Este protocolo incluía la toma de datos y mediciones para conocer y estudiar algunas de estas posibles consecuencias, como identificar las principales entradas de agua, conocer el intercambio con el Mar Mediterráneo o comprobar la evolución de los índices de salinidad, transparencia, turbidez o nutrientes, ha explicado Luengo.

En este sentido, las últimas mediciones realizadas en el mar Menor revelan que el ecosistema de la laguna ha recuperado su capacidad de autorregulación, y estos índices se encuentran ya en niveles previos a los episodios tormentosos, según el Gobierno regional.

En concreto, los datos de esta pasada semana revelan que la transparencia se sitúa ya cerca de los cinco metros, cuando en los días posteriores a las lluvias descendió hasta los 3,49 metros. La turbidez, que alcanzó valores de 2,27 tras las lluvias, se encontraba a principios de diciembre (última medición de este indicador) en 1,31, mientras que el nivel de clorofila era de 1,53.

"Estas labores de limpieza tienen una gran importancia para que tanto los habitantes y visitantes como el ecosistema del Mar Menor recuperen la normalidad cuanto antes, ya que la retirada de esas algas y cañas evita un aporte adicional de materia orgánica y nutrientes a la laguna", ha concluido el director general de Medio Ambiente y Mar Menor.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2023
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD