28-02-2019 / 11:10 h EFE

Un musulmán, por el hecho de profesar esa religión, no tiene por qué sospechar que una medalla de la Virgen María que le entrega un compatriota para su venta en una tienda de compra de oro sea robada, según se indica en una sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Murcia.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, estima el recurso presentado por dos ciudadanos marroquíes y revoca la sentencia de un Juzgado de lo Penal de Lorca (Murcia) que condenó a uno de ellos a siete meses de cárcel y al otro a seis meses, en ambos casos, como autores de un delito de receptación.

El Juzgado, en la resolución que ahora se revoca, declaró probado que uno de los acusados procedió en julio de 2014, con ánimo de lucro, a la venta de una cadena con la medalla de la Virgen y una pulsera, por el precio de 340 euros, así como de otras joyas por un valor de 360 euros.

La venta se llevó a cabo en una joyería ubicada en la población murciana de Totana.

La sentencia añadía que este acusado era conocedor de que aquellas alhajas procedían del robo cometido un día antes en una vivienda ubicada de Alhama de Murcia, en el que él no había participado.

Igualmente se declaró probado que dos días después de la primera venta, fue el segundo acusado el que con el mismo ánimo se dirigió a otra joyería, esta, ubicada en Alhama de Murcia, y vendió dos gemelos que procedían de la misma sustracción, por los que recibió 53 euros.

El Juzgado señaló también que lo mismo que en el caso anterior, aquel conocía la procedencia ilícita de los gemelos y que tampoco había participado en el robo.

En el recurso de apelación presentado por el primero se pidió la absolución del mismo al exponer que se había producido un error a la hora de valorar las pruebas aportadas al juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal, además de exponer que por aquellos tiempos su conciencia y voluntad estaban afectadas por el consumo de heroína.

Por su parte, el otro denunciado solicitó también la absolución al señalar que los indicios tenidos en cuenta para condenarle o no existían o eran insuficientes para considerar probada la comisión del delito.

También alegó que no podía considerarse como indicio de culpabilidad en su contra el hecho de que otra persona hubiera sospechado de que las joyas procedían del robo y avisara a la Guardia Civil.

Precisamente esa denuncia determinó el inicio de la investigación policial y la recuperación de parte de los efectos sustraídos.

Ahora, la Sala de la Audiencia descarta los indicios tenidos en cuenta por el Juzgado y comenta, respecto a la entrega de los gemelos, que "se desconoce qué prevención hubo de surgir en su mente ante el ofrecimiento de esa joya para su venta por el hecho de que no deber ser común en su país".

Y en cuanto a la entrega de la medalla de la Virgen al otro, dice el tribunal que "no se explica qué prevención ha de deducirse del origen marroquí del acusado, presumiéndose la religión musulmana en el mismo, así como en la persona que se la ofreció para su venta".

Y añade que ello es así porque "lo que tiene que inferirse es una procedencia ilícita, no una discordancia religiosa".

Comenta el tribunal que se hacen esas consideraciones "sin perjuicio de señalar que la figura de la Virgen María no es desconocida entre los musulmanes, como tampoco la de Jesucristo".

La sentencia concluye que contra la misma no cabe recurso alguno.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD