10-03-2019 / 12:19 h EFE

La Comunidad de Madrid inicia esta semana la primera campaña de la temporada para luchar contra las orugas procesionarias del pino, insectos que pueden provocar "graves daños" a mascotas como los perros y afectar a la salud de las personas que entren en contacto con ellos.

La Comunidad de Madrid cuenta con 60.000 hectáreas de pinares, de las cuales 40.000 están afectadas por la procesionaria en mayor o menor medida, según ha señalado el Gobierno regional en una nota de prensa.

La campaña para detectar el nivel de orugas procesionarias y evitar plagas tiene lugar todos los años entre los meses de marzo y mayo.

Los agentes forestales de la Comunidad de Madrid involucrados en esta campaña destacan la importancia de la detección de áreas con elevada densidad de estos insectos con un doble objetivo: la salud forestal y la salud pública.

Las orugas de la procesionaria habitan en bolsones ubicados en los pinos, de cuyas hojas se alimentan. Cuando las condiciones les son favorables, bajan al suelo para convertirse en mariposas y reproducirse, formando una especie de ‘procesión’, de ahí el origen del nombre.

Es en este momento cuando pueden entrar en contacto con nuestras mascotas, generalmente perros, "que sufren daños severos en la lengua que pueden incluso provocar su muerte".

Las personas pueden verse afectadas por problemas de tipo alérgico, por lo que es aconsejable evitar acercarse a las zonas donde haya núcleos de procesionarias.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2023
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD