12-04-2019 / 19:50 h EFE

La escolta asturiana aunque criada deportivamente en León Ángela Salvadores se ve con "opciones reales" de poder llegar a jugar en la Liga Profesional Estadounidense de baloncesto femenino (WNBA), "estando al cien por cien", según ha declarado a Efe.

Por ello, ha reconocido que no tiene "ningún miedo a intentar esta nueva experiencia, a pesar de la exigencia física que requiere esa competición, para lo cual se trata de buscar otro tipo de armas".

Salvadores, que ha concluido la actual temporada en las filas del Durán Maquinarias después de comenzarla en el subcampeón de la Euroliga, Uniq Sopron húngaro, fue elegida en tercera ronda de elección (draft) en el número 31 por Los Ángeles Sparks, el tercer equipo más laureado de la mejor competición profesional femenina, con tres anillos conquistados y dos subcampeonatos.

Aunque la jugadora de 22 años estaba al tanto de lo que pudiera pasar en la ceremonia celebrada en la madrugada del pasado miércoles en Estados Unidos, después de haber mostrado su disposición a ser elegida y haber tenido algún contacto con equipos de la WNBA, "no tenía claro si finalmente alguno lo haría y en qué lugar".

Una vez confirmada la noticia, la joven jugadora ha reconocido que se "iluminó todo al saber que te elige un club en la mejor liga del mundo y, aunque Los Ángeles era uno de los deseados, lo importante ya es la decisión".

Desde la elección no ha tenido ningún contacto directo con la franquicia que cuenta con sus derechos en la liga estadounidense, aunque si recibiera la "inesperada y agradable sorpresa" de que el mítico exjugador de Los Ángeles Erwin "Magic" Jhonson le diera la bienvenida a la competición, tanto a ella como a las otras dos españolas también elegidas, María Conde y Maite Cazorla.

Este trío ha compartido convocatorias de selecciones españolas en categorías inferiores, logrando numerosos títulos y éxitos, por lo que Ángela Salvadores se sentía "muy contenta también por este premio para otras dos jugadoras españolas" de las que destaca, de María Conde "su poderío físico" y de Cazorla "su dirección y control del juego, lo que hace que sea un placer jugar a su lado".

A pesar de que la actual temporada ha sido complicada, tras el cambio de Hungría, donde acabó siendo invitada por el equipo a buscar más protagonismo en otro lugar dada su juventud y la lesión en el dedo de su mano derecha que le mantuvo dos meses ausente tras su vuelta al baloncesto español, Salvadores cree que en la decisión de su elección "ha primado toda una trayectoria, no unos meses".

Sin duda, entre las cosas que han podido pesar pueden ser su paso por la Universidad de Duke, una de las más prestigiosas o, sobre todo, la exhibición que hiciera en una final del mundial sub-17 precisamente ante Estados Unidos, donde a pesar de la derrota de España, anotó la friolera de 40 puntos al combinado americano.

La primera decisión que ha de afrontar la jugadora es si acude a los campos de entrenamiento a partir del próximo mes de mayo, donde solo lo haría "en las mejores condiciones para poder estar al mejor nivel", ha dicho.

Y de cara al futuro, su intención, al margen de que pueda probar la experiencia en Estados Unidos, será intentar encontrar acomodo en algún equipo que dispute competición europea, a pesar de haber sentido "muy bien tratada" en el conjunto lucense, pero sus aspiraciones son las de volver a competir por lo máximo, como hiciera en el Perfumerías Avenida Salamanca o Uniq Sopron.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD