23-04-2019 / 14:20 h EFE

El derribo de la vieja comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Lorca, previsto para esta semana, se retrasará al menos hasta la próxima para retirar los elementos de amianto del edificio, retirar las redes de suministro eléctrico del inmueble y las de alumbrado público.

El portavoz del equipo de Gobierno en el ayuntamiento, Francisco García, ha resaltado que los trabajos previos a la demolición "avanzan a buen ritmo" y que está previsto que este martes terminen las labores de eliminación del cableado, una vez desconectadas las tomas de servicios y abastecimientos del viejo edificio.

García ha dicho que desde el lunes se trabaja en la preparación de la demolición y que para ello se están revisando los edificios contiguos, con el fin de garantizar su integridad y que no sufran daños en la operación.

También se realizan los trabajos relacionados con la retirada de los componentes de amianto presentes en estas instalaciones, conforme a la normativa vigente y ha adelantado que esta tarea se prolongará hasta el final de esta semana.

El ayuntamiento decidió retrasar el derribo, previsto inicialmente para marzo, hasta que terminaran los actos de la Semana Santa, para no interferir en los mismos, ya que el edificio, ubicado en la esquina de San Vicente y Lope Gisbert, es zona de paso de procesiones.

Cuando el edificio sea derribado en su lugar se construirá un nuevo inmueble de cinco plantas que servirá de sede a la empresa mixta Aguas de Lorca y que también destinará parte de sus dependencias a la Universidad Popular y a una ludoteca.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD