09-05-2019 / 12:19 h EFE

Siete hombres y cinco mujeres, colombianos de entre 19 y 45 años, han sido detenidos en Alicante y Murcia por, presuntamente, formar parte de una banda especializada en robos con fuerza en viviendas de toda España, en algunos casos con moradores en el interior.

La operación ha sido desarrollada por el Grupo de Delincuencia Especializada de la Policía Nacional de Alicante, y al grupo se le atribuyen hasta ahora una veintena de golpes en el último año en Barcelona, Madrid, Castellón, Albacete, Guadalajara, Toledo y la provincia alicantina (3 en Santa Pola y uno en Alicante, Dénia y San Vicente del Raspeig).

Tras prestar declaración, seis de los arrestados quedaron en libertad con cargos y los otros han pasado hoy a disposición judicial, cinco de ellos en Alicante y el sexto en Molina de Segura.

Según el comisario jefe provincial de la Policía Nacional de Alicante, Alfonso Cid, la mayor parte de los integrantes de esta banda empezaron a actuar en su país de origen y al ser detectados se trasladaron a Panamá, donde fueron arrestados en 2010 para cumplir prisión.

Una vez fuera de la cárcel, se trasladaron a Alicante, incluido el cabecilla (alías 'Monito'), quien rehizo una organización que contaba con cuatro viviendas en esta ciudad y una quinta en Molina de Segura (Murcia), desde donde se desplazaban a distintas partes del territorio nacional en vehículos que cambiaban continuamente y a nombre de otras personas de su misma nacionalidad.

En Panamá, se les conocía como la banda de 'Los Marcados' por los tatuajes que lucen, y se estimó que lo robado en aquel país, usando armas de fuego, se elevó a un millón de dólares estadounidense.

Acompañado por el comisario jefe de la brigada provincial de la policía judicial, Matías Hernández, Cid ha informado de que los miembros tenían una alta especialización y utilizaban material para forzar las cerraduras "difícil" de encontrar.

También ha añadido que cuando encontraban moradores "no dudaban en emplear la violencia", para lo cual intimidaban con armas blancas.

La operación se inició el pasado 21 de febrero a raíz de que dos agentes de seguridad ciudadana en moto vieran a un individuo en posición sospechosa y nervioso junto a un portal, y se descubriera posteriormente que había otros dos dentro de una vivienda, supuestamente, robando.

Tras pasar a disposición judicial, los tres quedaron en libertad y comenzó una labor de investigación que ha culminado con los arrestos, el pasado martes.

El 'modus operandi' preferido era la fractura o extracción del bombín de la puerta tras entrar en el edificio y recorrer las plantas en horario laboral para hallar viviendas vacías.

Entre el material específico que usaban está el denominado "pico de loro", así como tornillos autoperforantes y extractores de cilindros de campana o bombines, los cuales les facilitaba entrar y hacerse con joyas, dinero y objetos de valor y fácil transporte, aunque también con ordenadores y robots de cocina, con fácil salida en el mercado ilícito.

En los registros se ha hallado numerosas piezas de joyería, 70 relojes, algunos de alta gama, plumas estilográficas de lujo, ordenadores, 5.000 euros en efectivo y unos 30 teléfonos móviles.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD