21-05-2019 / 14:40 h EFE

Un agente de seguros que actuaba como mediador exclusivo de una entidad aseguradora será juzgado mañana en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial acusado de estafar 196.586 euros a cuatro clientes, uno de ellos con una minusvalía del 65 por ciento y con el que unía una relación de amistad.

En ese caso, según el relato de la Fiscalía, el acusado, que ya le había asesorado en la inversión de un premio de lotería de 60.000 euros, le convenció para que contratase a través de él una póliza de seguro y abonó para ello una prima a favor de la entidad aseguradora de 24.000 euros en febrero de 2009.

Posteriormente, a instancias del acusado, la víctima procedió a realizar rescates parciales de la póliza que el acusado ingresaba en la cuenta de la que era titular y, una vez recibidos los ingresos, procedía a reintegrar las mencionadas cantidades y a entregarlas en la oficina de la entidad aseguradora de Langreo.

En alguna ocasión lo hacía directamente en mano al acusado y en otras tras dejárselas en el cajón de la mesa de su despacho con la finalidad de que éste, como le había indicado, las invirtiera en un nuevo producto con mejores condiciones.

Según la Fiscalía, el acusado, con ánimo de lucro, no formalizó póliza alguna e incorporó esas cantidades a su patrimonio, y, ante la petición de devolución del dinero de su víctima, le indicó inicialmente que lo tenía en distintos bancos y después que lo había invertido en una sociedad cuya existencia no se ha acreditado.

Posteriormente, el acusado contrató con otras dos personas numerosas pólizas y después les aconsejó que cancelaran algunas para invertir en nuevos productos más rentables, dinero que le entregaron en mano y que procedió a incorporar a su patrimonio.

Una operación similar llevó a cabo con otras dos víctimas, con las que tenía lazos familiares, con las que suscribió una póliza de seguro de vida por la que abonaron una prima de 90.000 euros cada uno y les aseguró que les generaría rendimientos anuales.

Tras recibir diversas cantidades entre 2009 y 2013 las víctimas hicieron transferencias al acusado ante sus requerimientos de que parte de los anteriores ingresos se habían realizado por error.

De forma paralela, el acusado abrió dos cuentas corrientes simulando en el contrato de apertura las firmas de sus víctimas haciéndoles constar como titulares de las mismas al igual que en los documentos de rescate de las pólizas de ambos.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de dos delitos continuados de estafa o subsidiariamente de tres de apropiación indebida por lo que pide doce años y nueve meses de cárcel así como al pago de las costas y al pago de una indemnización por el importe de las cantidades presuntamente estafadas.

A esa cantidad la Fiscalía pide añadir los intereses legales correspondientes, cantidad de las que debería responder de forma subsidiaria la entidad aseguradora para la que trabajaba el acusado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2019
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD