04-06-2019 / 20:39 h EFE

El juicio del "procés" ha llegado al medio centenar de jornadas sin sorpresas, con una Fiscalía que ha elevado la voz al hablar de "golpe de Estado" y una Abogacía que ha marcado distancias en su defensa del delito de sedición al asegurar que la violencia no fue un "elemento estructural" para la independencia.

LA FRASE: "Fue un golpe de Estado (...), la sustitución de un orden jurídico por otro por medios ilegales", ha sentenciado el fiscal Javier Zaragoza, que ha defendido el delito de rebelión frente al de sedición: "Era en definitiva un ataque contra el orden constitucional, no contra el orden público, por eso no puede ser una sedición".

LA IMAGEN: La misma que el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras acostumbra a ofrecer a la sala.

Pese a que este martes la Fiscalía le ha definido como "el motor principal de la rebelión", Junqueras se ha mantenido impasible detrás de su abogado, concentrado en sus notas y ajeno a todo lo que decían de él, como ha hecho durante todo el juicio.

No se ha inmutado cuando el fiscal ha dicho que formó parte del "sanedrín" o "estado mayor" del "procés" ni cuando le han atribuido conocer y aceptar una violencia que, según la Fiscalía, colma el delito de rebelión que le imputa y por el que se enfrenta a 25 años de cárcel.

EL PROTAGONISTA: Los cuatro fiscales del Tribunal Supremo. Hace tiempo presentaron el juicio como un proceso en "defensa de la democracia y el orden constitucional" y este martes han hecho gala de esa idea durante cuatro horas de dura exposición en las que han sentado las bases de su acusación por rebelión.

Bregados en el arte de exponer sus tesis acusatorias, han justificado que hubo violencia y que fue la idónea para que concurra el delito de rebelión y no ningún otro, y que se gastó dinero público para el proceso de independencia.

Han alzado la voz cuando era preciso e incluso uno de ellos ha mirado a los ojos a los acusados para pedirles, o más bien "exigirles", que respeten las leyes y "los derechos de los demás".

LA ANÉCDOTA: Se ha producido al final de la jornada cuando las defensas se han quejado del tiempo que les ha dado el tribunal para exponer sus informes el próximo martes.

Frente a las cuatro horas que ha tenido la Fiscalía, ellas tienen una hora por acusado, según un acuerdo al que llegaron todas las partes con el tribunal, cuyo presidente, Manuel Marchena, no ha considerado justo modificar su decisión cuando las acusaciones ya habían intervenido.

"Usted no estaba de acuerdo, usted estaba encantado", le ha recordado al letrado Jordi Pina, que tiene tres horas para hablar, una por cada defendido, poco antes de dar por zanjado el asunto, no sin antes prometer que será flexible en los tiempos.

AGENDA: El juicio entra el próximo martes a las 9.30 horas en su última semana con el turno de los informes de las defensas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD