10-06-2019 / 16:49 h EFE

Nechirvan Barzani asumió hoy como nuevo presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí tendiendo la mano al Gobierno central para resolver las disputas pendientes entre las dos partes, dos años después de un referéndum que provocó una operación militar por parte de Bagdad.

En un discurso tras el juramento en el Parlamento en Erbil, capital del Kurdistán, Barzani se apoyó en la Constitución "que ha soñado cada iraquí" y que garantiza, dijo, "la convivencia, entendimiento y refuerzo del proceso político en Irak".

Indicó que han tenido "esperanza" en esta Carta Magna "pero desgraciadamente no se aplicó al pie de la letra para construir un nuevo Irak".

Barzani hace referencia con estas declaraciones a la aplicación del artículo 140 de la Constitución de 2005, con el que los kurdos aspiran a ampliar el territorio de la región autónoma.

En noviembre de 2017, el Tribunal Supremo iraquí declaró inconstitucional el referéndum de independencia que se celebró dos meses antes en la región y en territorios que se disputan Erbil y Bagdad en el país basándose en la "unidad de Irak" como principio básico.

La consulta de autodeterminación, en la que un 92% votó a favor de la independencia, provocó una rápida ofensiva por parte de Bagdad para arrebatar a los kurdos territorios que controlaban tras la ocupación del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el país.

Entre las zonas que fueron tomadas por Bagdad está la petrolera provincia de Kirkuk, el principal foco de tensiones.

Barzani dijo que "de los peores recuerdos" que conserva es "el ataque del EI contra la región del Kurdistán e Irak que sacudió al mundo entero".

A mediados de 2014 la organización extremista irrumpió en el país y atacó numerosas áreas, llegando al Kurdistán iraquí, de donde las tropas del Ejército iraquí se retiraron, una situación que las fuerzas kurdas "peshmerga" aprovecharon para asumir el liderazgo de la lucha contra los yihadistas de esas zonas.

Hoy, hace justo cinco años, el EI ocupó la ciudad de Mosul e hizo de ella su capital de facto, aunque fue liberada en una cruenta ofensiva en julio de 2017 llevada a capo por las fuerzas iraquíes y kurdas, apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

Barzani evocó "el papel" que tuvo entonces su tío Masoud Barzani, que era el presidente de la región del Kurdistán, aunque tuvo que dimitir tras el fracaso del referendo, que fue rechazado además por la comunidad internacional.

Y, añadió, que "la región del Kurdistán es una parte efectiva y tiene el papel de mantener la estabilidad y equilibrio político. La próxima fase requiere de cooperación y refuerzo de relaciones con Irak y los demás países".

Llamó a la reorganización de los peshmerga y "garantizar sus derechos dentro del sistema de defensa iraquí.

A la ceremonia acudieron, entre otros, el presidente iraquí, el kurdo Barham Saleh, aunque no estuvo presente el primer ministro del país, Adel Abdelmahdi, quien envió una representación.

Barzani recoge el relevo de su tío en el puesto de presidente en un momento en el que los demás partidos del Parlamento continúan boicoteándolo, dificultando así los acuerdos posteriores que se tendrán que alcanzar en la cámara.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD