12-06-2019 / 22:10 h EFE

Más de 400 personas han abandonado el campo de desplazados de Rukban, en la frontera entre Siria y Jordania, y han regresado a áreas sirias bajo control gubernamental, informó hoy a Efe una fuente militar, con lo que dejaron atrás unas condiciones de vida consideradas inhumanas por la ONU.

Según la fuente, 462 desplazados volvieron a zonas controladas por el Ejército en el este de la provincia de Homs, en el centro de Siria, a través del corredor de Yaligam abierto por las fuerzas gubernamentales.

Destacó que su regreso se produce "después de años de retención por parte de las fuerzas de ocupación estadounidenses y las facciones armadas" sirias que operan en la zona de Al Tanf, en la frontera oriental del país.

La fuente hizo referencia de esa forma a las tropas estadounidenses presentes en esta estratégica zona limítrofe de Siria con Jordania, a pocos kilómetros de la demarcación iraquí.

De acuerdo con la fuente, las familias que han salido del campamento serán trasladadas a residencias temporales en Homs y luego a zonas donde podrán asentarse permanentemente, después de que el Ejército haya expulsado a las facciones armadas opositoras.

Uno de los desplazados, Mohamed al Eleui, dijo a Efe que en Rukban vivían en un estado de "humillación, pobreza, enfermedad y hambre" y en invierno sufrían un frío extremo por la falta de combustible para calentarse.

Relató que, debido a las malas condiciones sanitarias, una mujer y su hijo murieron durante el parto en un hospital de campo "humilde" de Rukban.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que cien personas abandonaron hoy el campamento, entre ellas gran número de mujeres y niños, y fueron trasladadas a la ciudad de Homs, antiguo bastión de la oposición siria.

Conforme a la ONG, un total de 8.055 personas han salido del campamento desde el mes de febrero hasta ahora.

El Observatorio ha denunciado que los desplazados viven una "tragedia" y están cercados por las fuerzas gubernamentales y sus aliados, que buscan forzar su reubicación a zonas bajo control de Damasco.

Para la ONU, las condiciones de vida en Rukban son inhumanas para unas 41.000 personas que residen en el campamento, que recibió a principios de marzo el primer convoy de ayuda humanitaria desde septiembre del año pasado.

Las organizaciones humanitarias no pueden llegar a la zona desde Jordania, pues el Ejército prohibió el acceso en 2016, y desde territorio sirio sólo pueden hacerlo en contadas ocasiones cuando reciben el visto bueno de Damasco, que a su vez responsabiliza a Estados Unidos de la dramática situación en el campamento.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD