21-06-2019 / 18:11 h EFE

Los cinco miembros del grupo conocido como "la Manada" han pasado en apenas unas horas de ser culpables de abuso sexual y estar en libertad a ser condenados por violación e ingresar en los calabozos de una comisaría, como paso previo para regresar a la cárcel para cumplir una condena de quince años.

José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Ángel Boza, Jesús Escudero y Antonio Manuel Guerrero acudieron este viernes por la mañana a los juzgados de Sevilla para cumplir una de las obligaciones que les impuso la Audiencia Provincial de Navarra al concederles la libertad condicional.

Los primeros en aparecer por los soportales del edificio judicial, juntos, fueron Prenda y Cabezuelo, mientras que de ahí en adelante, hasta aproximadamente al mediodía, fueron desfilando ya en solitario Boza, Escudero y Guerrero.

A la misma hora, la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo oía los recursos de casación contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) que ratificó la condena inicial de nueve años de prisión por abuso sexual, entre ellos el del abogado del grupo, Agustín Martínez.

Mientras su futuro se dilucidaba en el Supremo, los cinco condenados firmaban el documento para continuar en libertad condicional, situación en la que se encontraban desde hace un año menos un día, el 22 de junio del 2018, cuando tres de ellos salieron de la prisión de Pamplona y otros dos, de la de Alcalá Meco.

A la hora del almuerzo, el Alto Tribunal comunicó que cambiaba el criterio fijado en las anteriores sentencias y la condena pasaba a ser de quince años de cárcel por agresión sexual, por lo que el TSJN emitía la correspondiente orden de detención e ingreso en prisión para los cinco sevillanos.

La Policía Nacional procedió entonces a acudir a los domicilios de los encausados y empezó deteniendo a Prenda y Cabezuelo para luego hacer lo mismo con Escudero y Guerrero, quienes aguardaban a los agentes de la autoridad al ser ya conocedores del fallo del Supremo.

Los cuatro fueron trasladados a los calabozos de la Policía Nacional en la comisaría ubicada en el barrio de Los Remedios, donde unos minutos después se les unió el último miembro del grupo, Boza, quien no llegó a ser detenido en su casa porque se entregó directamente en las dependencias policiales.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD