22-06-2019 / 12:10 h EFE

La Dirección General de Salud Pública ha puesto en marcha el plan de prevención de los efectos de las altas temperaturas ante la llegada del verano y en cumplimiento de los protocolos establecidos a nivel nacional.

Este plan, que se activa cada año desde junio a septiembre, se impulsó por primera vez en 2004, como respuesta ante la ola de calor del año anterior, ha informado el Gobierno regional.

El objetivo de este plan es prevenir los posibles daños para la salud provocados por el exceso de calor.

Si bien en Asturias este riesgo es menos probable, se busca disminuir la morbilidad y la mortalidad asociadas, ya que se ha observado que en periodos de tres o más días consecutivos de temperaturas elevadas pueden ir acompañados de un exceso de mortalidad.

El plan, que estará vigente hasta el 15 de septiembre, incluye la monitorización de las temperaturas y las previsiones meteorológicas con cinco días de antelación, así como el seguimiento de la mortalidad del periodo de estudio.

Los umbrales de temperaturas establecidos para Asturias este año son 18º de mínima y de 30º de máxima, lo que supone que el riesgo para la salud aumentará cuando se superen simultáneamente ambos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2019
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD