27-06-2019 / 2:10: h EFE

Tras vivir dos años en el sótano de una iglesia para no ser deportado por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos, un refugiado iraquí y veterano de la guerra de Irak, dejó este miércoles ese régimen de vida al ser reconocido por la Junta de Apelaciones de Inmigración.

Kadhim Albumohammed, de 66 años y residente de Albuquerque (Nuevo México), llegó a EE.UU. como refugiado en 1994, procedente de Irak.

Esta tarde, junto a su equipo legal y a la Coalición de Fe para la Justicia de los Inmigrantes de Nuevo México, Albumohammed anunció que la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, en inglés) le permitió abandonar la iglesia donde se resguardaba.

"Estar bajo tierra durante dos años es muy difícil, solía estar para mis hijos, pero hace casi dos años que no salgo ni veo el sol", dijo el iraquí durante una rueda de prensa.

Albumohammed, que anteriormente trabajó con el Ejército estadounidense en el entrenamiento de tropas para los despliegues en Irak, ingresó en el sótano "santuario" hace dos años, después de que los agentes de inmigración comenzaran a acosarlo.

A pesar de que pasó años ayudando al Ejército estadounidense, las autoridades le ordenaron que se presentara en Inmigración para ser deportado en julio de 2017.

Activistas y miembros de la comunidad realizaron una protesta pacífica frente a la oficina de ICE el día de su cita, lo que provocó que, además de refugiarse en la iglesia, el iraquí se uniera a una demanda colectiva que interpuso la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).

Esta demanda ganó un recurso judicial gracias al cual se detuvo la deportación de más de 100 iraquíes en 2017.

El futuro de Albumohammed podría similar al de otros 1.400 ciudadanos iraquíes en Estados Unidos, que podrían ser enviados de vuelta a su país en cualquier momento bajo las nuevas políticas de la administración del presidente Donald Trump.

Durante dos años, la Coalición de Fe para la Justicia de los Inmigrantes de Nuevo México coordinó el acompañamiento del refugiado las 24 horas de cada día. Cientos de miembros de la comunidad hicieron turnos de 4 ó 12 horas semanalmente para dar testimonio de una hipotética detención por parte de ICE.

Albumohammed dijo que durante 730 días vivió en el sótano de la iglesia, por lo que se perdió muchos eventos importantes en la vida de sus hijos, incluida la graduación para pertenecer a la Marina estadounidense de su vástago Austin.

También estuvo ausente de la graduación de secundaria de su hija Courtney, de la boda de su hijo Ali y del funeral de su hijo Jafar.

Pero con la reciente decisión de la Junta de Apelaciones de Inmigración su orden de deportación ha sido eliminada y puede volver a solicitar la residencia permanente a través de un hijo y de su esposa que son ciudadanos estadounidenses.

"En estos últimos años he tenido que crecer mucho, hago las cosas por mi cuenta y ahora no me siento tan sola porque recuperé a mi papá", expresó su hija Courtney.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD