29-06-2019 / 19:40 h EFE

La multinacional minera ICL Iberia ha cerrado hoy la escombrera de restos de potasa del Cogulló, en el municipio barcelonés de Sallent, una reivindicación histórica de los vecinos de la zona que se ha ejecutado por orden judicial.

El TSJC dictó en enero una interlocutoria en la que ordenaba que la empresa debía desmontar el Cogulló, la montaña de sal más alta de la comarca del Bages.

El cierre se ha oficializado hoy en un acto que se ha celebrado con el lema "Un paso más hacia una minería sostenible" y que ha contado con la presencia del consejero delegado de ICL Iberia, Carles Aleman, el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet; y el alcalde de Sallent, Oriol Ribalta, además de representantes sindicales.

ICL Iberia podrá seguir trabajando temporalmente en la mina de potasa de Sallent, a la espera de que la Justicia resuelva sobre la prórroga de la concesión de explotación, pero transportará los residuos en camión hasta la escombrera de El Fustaret.

En el acto, el consejero delegado de ICL ha afirmado que, con el cierre de la escombrera, "comienza el camino hacia la restauración con soluciones actuales" del Cogulló, entre las que ha apuntado la de "generar energía limpia con la sal".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD