29-06-2019 / 21:50 h EFE

Los diestros Antonio Ferrera y el francés Sebastián Castella cortaron una oreja cada uno en la primera de la feria de San Pedro y San Pablo de Burgos, un espectáculo condicionado por la falta de raza y fondo de los toros de El Pilar, y con los que el local, Morenito de Aranda, se fue de vacío.

Ferrera se las vio en primer lugar con un toro manso y en el límite de las fuerzas que, tras protagonizar un discreto tercio de varas, le costó emplearse en el último tercio, al paso, sin humillar y quedándose corto. El mallorquín anduvo en labores de enfermero en una faena breve y de poco contenido.

El cuarto también anduvo con el límite de todo, pero al menos tuvo más calidad en sus cortas y dormidas embestidas, lo que aprovechó Ferrera para inventarse una faena de inspiración y sello propio, en la que fue haciendo poco a poco al animal hasta acabar pegándole pases muy toreros sobre ambas manos. Especialmente intenso fue el epílogo por naturales.

La gente conectó mucho con la faena de Ferrera, y, aunque faltó contundencia con los aceros, acabó igualmente cortando una oreja.

Al primero de Castella le faltó sobre todo raza, pues fue un toro que le costaba ir hacia adelante, de muy corto viaje y punteando, además, los engaños del francés, que anduvo técnicamente impecable, haciendo todo lo que necesitaba el animal, que a la mínima que se vio exigido se defendió todavía más y con peor estilo.

Así y todo hubo algún pasaje al natural de buena firma, mas fue insuficiente para que la faena tomara el vuelo deseado.

El quinto duró muy poco, pero lo suficiente para que Castella, que pasó algún que otro apuro con el capote, lo toreara con largura y suavidad por el derecho en las pocas arrancadas que tuvo el animal, que pronto se rajó, lo que obligó al francés a meterse entre los pitones para terminar de argumentar un trasteo rubricado a la primera con la espada y premiado con una oreja.

Morenito puso toda la carne en el asador con su primero, al que recibió a portagayola, toreó con cierta cadencia a la verónica e inició faena con las dos rodillas en tierra. Pero la falta de raza, fuerzas y fondo del de El Pilar hizo que aquello fuera muy a menos. No quiso el toro y el torero acabó también por dar su brazo a torcer antes de atascarse con los aceros.

El sexto fue toro complicado de verdad, y Morenito anduvo entregado en una labor de poco eco en los tendidos.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de El Pilar, bien presentados, noblotes pero sin raza y muy poco fondo. El menos malo, el cuarto.

Antonio Ferrera, de turquesa y oro: pinchazo y media (pitos); estocada y dos descabellos (oreja tras aviso).

Sebastián Castella, de grana y oro: pinchazo hondo y descabello (silencio); estocada (oreja).

Jesús Martínez "Morenito de Aranda", de verde botella y oro: tres pinchazos (silencio); dos pinchazos y descabello (silencio tras aviso).

La plaza rozó el lleno en tarde de calor asfixiante.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD