02-07-2019 / 20:00 h EFE

Hace menos calor y los grandes incendios que comenzaron la semana pasada y que han arrasado unas 11.550 hectáreas se encuentran controlados, pero el riesgo "extremo" de que puedan originarse otros persiste en siete comunidades autónomas, entre ellas Castilla y León.

Al menos esa es la advertencia que hace la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que mantiene activado el riesgo extremo en Aragón, Cataluña, Andalucía, Castilla y León, Baleares, Canarias y la Comunidad Valenciana, mientras que en Madrid y Extremadura el nivel es "muy alto".

Los incendios de los últimos días han quemado una superficie total de al menos 11.550 hectáreas, de las que algo más de 5.000 corresponden al fuego de la Ribera d'Ebre, en Tarragona.

La buena noticia de la jornada ha sido que el incendio que el viernes se declaró en el municipio toledano de Almorox y se extendió a las localidades madrileñas de Cadalso de los Vidrios, Cenicientos y Las Rozas de Puerto Real ha quedado controlado después de arrasar 3.300 hectáreas.

Casi 2.200 de ese total se han quemado en esos términos municipales de la Comunidad de Madrid, en un incendio que se ha convertido en el mayor ocurrido en esta región desde que hay registros. Lo que es seguro es que desde 2012 no había habido ninguno de esas dimensiones.

Tras una intensa noche de trabajo de los bomberos, durante la que se consiguió apagar los principales focos en peña Cenicientos, se unieron esta mañana a las labores los retenes forestales y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), con el apoyo de helicópteros.

Un trabajo que ha logrado controlar el incendio, aunque, como ha dicho el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, desde el puesto de mando avanzado de Cenicientos, se seguirá vigilando la zona porque la temperatura no favorece.

Hasta 500 efectivos han luchado contra las llamas en los tres municipios afectados, muchos de ellos de la UME, que esta misma mañana ha abandonado la zona mientras la normalidad ha vuelto a los espacios y establecimientos afectados, como la residencia de salud mental Alena-Sierra Oeste, a 500 metros de las llamas.

Ahora le toca el turno a las administraciones para reparar los daños, y la madrileña, por boca de Rollán, ya ha anunciado que ha encomendado a la Consejería de Medio Ambiente un plan de reforestación de la zona afectada.

Por su parte, permanecen aún activos los incendios declarados este fin de semana en Ávila, en Gavilanes y Pedro Bernardo, ambos en el sur de la provincia, y el de El Arenal, a escasos 20 kilómetros en línea recta, aunque la Junta de Castilla y León ha informado que mantienen al mínimo su nivel de peligrosidad.

Los tres fuegos han afectado a un perímetro superior a los 10 kilómetros y a cerca 1.400 hectáreas. A esta superficie se suman las 1.600 hectáreas que fueron invadidas por las llamas en Toledo capital.

En algunos puntos del territorio se han declarado algunos pequeños fuegos, como en la sierra de Castellar de Zafra (Badajoz), pero enseguida se ha conseguido estabilizar y desactivar el nivel 1.

Y en plena ola de calor hay quien ha provocado conatos de incendios, como el detenido por los Mossos d'Esquadra como supuesto autor de varios intentos en una carretera en Santa Fe del Penedés (Barcelona).

Armado con dos mecheros, el hombre, de 37 años, nacionalidad española y vecino de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), provocó el domingo varios fuegos que generaron columnas de humo muy visibles junto a la C-15, muy transitada ese día, entre Santa Fe del Penedès y Vilafranca del Penedès. Todavía tenía las manos manchadas de ceniza cuando fue arrestado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD