17-07-2019 / 19:20 h EFE

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó este miércoles a Pakistán revisar la condena a muerte por espionaje del excomandante de la Marina india Kulbhushan Sudhir Jadhav, cuyo anuncio de ejecución disparó las tensiones entre Islamabad y Nueva Delhi.

El alto tribunal de la ONU concluyó, por quince votos a uno, que Pakistán violó la Convención de Viena al no informar a Jadhav de sus derechos consulares, pues se le negó la asistencia legal de India durante su juicio ante un tribunal militar, en 2017.

Pakistán deberá "revisar y reconsiderar" la condena a muerte "por medios de su propia elección", dijo el juez presidente de la CIJ, Abdulqawi Ahmed Yusuf, en la lectura de la decisión.

"Una suspensión continuada de la ejecución constituye una condición indispensable para la revisión efectiva" de la sentencia, añadió el magistrado, que recordó la paralización de la ejecución, ordenada en mayo de 2017 por el tribunal de La Haya como medida cautelar.

Asimismo, Islamabad está obligada a informar al condenado de sus derechos y a facilitar que oficiales indios se pongan en contacto con él para que lo asesoren.

Los jueces rechazaron todas las objeciones interpuestas por Islamabad para que el tribunal de la ONU desestimara el caso.

El fallo se considera una victoria parcial de India, aunque Pakistán no está obligada a anular la sentencia ni a devolver al condenado a su país natal, tal y como habían reclamado los abogados de Nueva Delhi.

El primer ministro de India, Narendra Modi, dijo en su perfil oficial de Twitter que está seguro de que el excomandante de la Marina "obtendrá justicia" y que su Gobierno "trabajará siempre por la seguridad y el bienestar de todos los indios".

El Gobierno de Pakistán, por su parte, dijo en un comunicado que las autoridades "procederán ahora según la ley", y reiteró que el caso de Jadhav "es un claro ejemplo de terrorismo de Estado indio".

Según la versión de Islamabad, Jadhav fue detenido en la conflictiva región paquistaní de Baluchistán (sur), a principios de marzo de 2016, y poco después admitió que era un espía indio, confesión que fue grabada y emitida por televisión.

Un tribunal militar lo condenó a muerte en abril de 2017 por haber realizado "actividades de espionaje y sabotaje", pero India llevó el caso al alto tribunal de la ONU.

Durante unas vistas orales celebradas el pasado febrero en La Haya, India calificó el juicio del tribunal militar paquistaní como "absurdo", aseguró que la confesión de Jadhav se produjo "bajo coacción" y que el acusado ya no formaba parte del Ejército, sino que trabajaba como hombre de negocios.

India envió trece comunicaciones a Pakistán para ofrecerle asistencia legal durante su juicio ante el tribunal militar, pero todas las peticiones fueron ignoradas, añadieron los abogados de Nueva Delhi.

De esta manera, Islamabad violó derechos fundamentales del acusado refrendados en la Convención de Viena al no permitir que fuese asesorado por oficiales de su país, tal y como concluyeron este miércoles los jueces.

Los letrados de Islamabad, durante las vistas orales de febrero, acusaron a India de desestabilizar la región de Baluchistán dando apoyo a grupos separatistas armados, y aseguraron que Jadhav dirigía una red en esta región para perpetrar atentados terroristas.

Los ataques habrían tenido como objetivo puertos fundamentales para el comercio entre Pakistán y China, lo que habría dañado las alianzas económicas entre estos dos países, añadieron los letrados.

Respecto al argumento legal de India sobre la violación de la Convención de Viena, Pakistán señaló que dicho documento no debería aplicarse cuando se trate de acusados por espionaje, una objeción que fue rechazada por la CIJ.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD