31-07-2019 / 14:01 h EFE

La consejera madrileña de Justicia en funciones, Yolanda Ibarrola, ha dicho que tras la medición preliminar de emanaciones de gas radón en el Juzgado de Colmenar Viejo se concluye que "no hay riesgo para la salud de las personas" y que del forjado sanitario "no emanan gases hacia arriba".

Se trata de "datos muy tranquilizadores" conocidos tras las primeras mediciones, realizadas por una empresa contratada al efecto, especializada, seria, muy rigurosa y "con todas las garantías", ha dicho Ibarrola tras una visita que ha realizado este miércoles a las nuevas instalaciones de la Fiscalía de Menores.

Según Justicia, las mediciones "preliminares" señalan que los niveles de gas radón en los espacios donde trabajan los funcionarios y que son de acceso público son "mínimos"; que oscilan entre los 56 y 62 becquerelios por metro cúbico (Bq/m3), es decir, 5 veces por debajo del límite máximo que establece la normativa nacional para los espacios de uso público de larga estancia (300 Bq/m3).

También ha sido realizada una medición en una cámara hueca en la base del edificio, "a la que no tienen acceso las personas" y que es la zona "más desfavorable por su nivel de ventilación y por la cercanía al foco", y allí la medición ha dado 653 Bq/m3, un 8 % más del límite de 600 para zonas sin uso público.

El sindicato CSIF pidió hace unos días a la Comunidad de Madrid "un seguimiento específico" de varios casos de cáncer entre empleados de estos juzgados para determinar si hay "una causa común" con una piedra de granito que llevaba más de quince años en una habitación cerrada de estas dependencias.

La consejera Ibarrola ha asegurado que tras la "alarma" suscitada la Comunidad de Madrid ha contratado una empresa "rigurosa" según la cual los datos recabados en la primera semana son ya "orientativos", a pesar de que la medición total necesita tres meses de toma de datos.

La consejera ha precisado que en la primera semana de medición en el juzgado número 3 y en la sala de bodas, de la planta baja, los lugares más cercanos al supuesto foco de gas radón, el resultado ha sido de 56 y 62 miquerelios por metro cúbico, respectivamente, una medición -ha dicho- cinco veces menor a la máxima permitida.

Ibarrola ha dicho que en la Consejería son "conscientes de la inquietud que genera este tipo de alarma en los trabajadores" y que puede asfirmar que "no hay concentración de radón en los lugares habitables, donde están las personas trabajando".

"La filtración de gas radón desde el suelo hasta las zonas públicas y de trabajo es irrelevante para la salud", dice la Consejería.

Los medidores destacan que la medición ha sido realizada en verano, el peor momento del año para hacerla ya que los niveles de gas radón que se registran son siempre superiores a los que existen realmente de media.

La Consejería ha informado además de que mejorará los sistemas de ventilación del edificio, lo que reducirá al mínimo la concentración de gas radón en la cámara hueca de la base del edificio.

Las mediciones proseguirán durante un mínimo de tres meses para tener datos más definitivos y significativos, a los que se aplique una corrección estacional para eliminar el ‘efecto verano’.

Además, dice, ha solicitado una actualización del informe de Salud Laboral realizado en 2017 sobre varios casos de cáncer entre funcionarios de estos juzgados, un documento según el cual "los cinco casos de cáncer detectados en funcionarios de los juzgados de la planta baja del edificio ni están relacionados entre sí ni tienen una causa vinculada al centro de trabajo".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD