13-08-2019 / 14:20 h EFE

El Ciclo de Conferencias sobre Prehistoria de Puente Viesgo analizará mañana miércoles las expresiones gráficas halladas en la Península Ibérica correspondientes al Mesolítico, período de transición entre el final del Paleolítico y el inicio del Neolítico.

Según ha informado este martes la Sociedad de Amigos de las Cuevas del Castillo, organizadora de esta actividad que cumple su vigésima novena edición, la charla de este miércoles será impartida por el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria Pablo Arias, a las 19.30 horas en el balneario de la localidad.

La conferencia de Arias, titulada "Nuevos códigos para un mundo cambiante: la expresión gráfica de los grupos mesolíticos de la Península Ibérica", es la séptima charla programada este año y sucede a la impartida el pasado miércoles por el experto Romualdo Seva sobre las técnicas instrumentales aplicadas en la arqueología.

Seva, doctor en Prehistoria y director de la Unidad de Arqueometría de la Universidad de Alicante, repasó las principales técnicas instrumentales utilizadas para obtener más información sobre los restos arqueológicos descubiertos en yacimientos prehistóricos.

Así, aludió a la importancia del estudio de los ocres con técnicas instrumentales para obtener datos sobre los adhesivos utilizados en las pinturas rupestres, el origen de los ocres, su manipulación durante el Paleolítico, el empleo de compuestos o la tecnología de los alimentos.

Romualdo Seva expuso otras técnicas instrumentales y sus ventajas en el estudio de restos arqueológicos, como la proteómica, con la que se puede identificar proteínas de muestras biológicas y determinar los aglutinantes de las pinturas utilizadas o biomarcadores con aplicaciones agrolimentarias y medioambientales.

"Con este método se ha detectado que en la cueva prehistórica sudafricana de Sibuau, datada con una antigüedad de 49.000 años, algunos ocres se habían mezclado con leche líquida para la fabricación de pintura", explicó Seva.

También puso como ejemplo el estudio de los ocres con los que se pintó la Dama Roja de la cueva prehistórica de El Mirón, en Ramales de la Victoria, a los que se aplicó una técnica denominada espectroscopia infrarroja que permitió averiguar que esos ocres se obtuvieron en el monte Buciero en Santoña, a 27 kilómetros de la cueva.

Esta técnica instrumental también ha permitido distinguir distintos tonos de ocres en la cueva prehistórica cántabra obtenidos mediante su calentamiento, además de confirmar que la pintura utilizada era una mezcla de ocre y hueso triturado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD