14-08-2019 / 19:10 h EFE

El “extremeñu”, “a fala” y el portugués rayano son reconocidas y reivindicadas como lenguas propias extremeñas en una jornada que se celebrará el próximo sábado en la localidad cacereña de Serradilla, que busca potenciarlas en la educación y las instituciones públicas.

Se trata del XII Día del Habla Serradillana y el II Día de las Lenguas de Extremadura, que ha sido presentado este miércoles por el diputado provincial de Cultura y Deportes, Fernando Grande, el alcalde de Serradilla, Javier Sánchez Vega, y el miembro del Órgano de Seguimiento y Coordinación del Extremeño y su Cultura (OSCEC), Juan Pedro Sánchez.

Un mercadillo de artesanía; un rincón de las lenguas con actividades infantiles y tendederos de palabras y espacio para intervenciones en las tres lenguas; charlas en la casa de cultura sobre las tres lenguas; una cena popular con sopa de tomate son algunas de las actividades.

Además, no faltará el pasapalabra serradillano, una visita al pueblo por la ruta de las palabras, y la música en castellano, extremeño, fala y portugués de Miguel Ángel Gómez.

“Hay que rescatar el extremeño, llevarlo a las escuelas, las instituciones y los medios de comunicación públicos”, ha reivindicado el representante de OSCEC.

A fala está reconocida como bien de interés cultural por la Junta, el portugués rayano no cuenta con reconocimiento, aunque la región hay un gran número de estudiantes de portugués, y el extremeño es una lengua en peligro de extinción según la UNESCO, ha expuesto Sánchez.

A su juicio, dar impulso a estas lenguas “madres" que aprendemos en casa y que reflejan la “idiosincracia de los extremeños” supondría un valor añadido a la cultura, un atractivo para el turismo y un elemento dinamizador para la economía extremeña.

“No hablamos mal castellano sino que hablamos buen extremeño”, ha subrayado Sánchez.

Por su parte el alcalde de Serradilla, quien ha dado su alocución en “serraillanu”, un forma de hablar no solo “cerrau” sino con muchos “ringurrangus y singuilisonis”, con palabras propias, ha reivindicado su habla como “tesoro”, un “patrimonio de todos los extremeños que tenemos que cuidar para que no se pierda”.

“Estamos muy orgullosos de nuestro habla y para presumir de ello hacemos muchas cosas”, ha dicho en perfecto serraillano Sánchez Vega, quien aboga por mantenerla viva.

Además de dedicar un día a su habla, esta localidad, de unos 1.600 habitantes, cuenta con las “palabras de hierro”, colgadas en las fachadas de más de 300 casas, relacionadas con el oficio o la tradición familiar del hogar, y hace unos años presenció el rodaje de un largometraje íntegro en serradillano, “Territorio de Bandolerus”.

“Parece que con el tiempo hemos olvidado esta forma de hablar, que no es una forma incorrecta sino que era nuestra habla y tendemos a avergonzarnos con demasiada frecuencia por la entonación o por las palabras y tenemos que sentirnos realmente orgullosos”, ha afirmado Grande Cano.

El diputado provincial ha agradecido la labor de estas entidades para promocionar y proteger estas hablas, una “seña de identidad” de la provincia y de Extremadura.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD