15-08-2019 / 14:00 h EFE

El ejemplar de Rorcual Común que murió ayer tras quedar varada en la cala del Figo, en Tapia de Casariego, será rescatado del mar y trasladado a las instalaciones del Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos (Cogersa) para que se le practique la necropsia y determinar la causa de su fallecimiento.

Según un portavoz de la Consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente, técnicos de este departamento, que ayer se desplazaron a la zona para poner en marcha el protocolo habitual cuando un cetáceo queda varado en la costa, están intentando diseñar el dispositivo para retirar el cadáver del animal.

La ballena tiene entre 16 y 20 metros de longitud y se encuentra en una zona de difícil acceso a la que no se puede llegar por tierra en un vehículo lo que obligará a recuperar el cuerpo con una embarcación desde el agua , un proceso que requiere que la mar presente buenas condiciones, y trasladarlo a puerto para desembarcarlo y enviarlo a las instalaciones de Cogersa.

Según la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), se trata de una especie común en las aguas del Cantábrico, aunque en el caso de este ejemplar presentaba unos patrones de coloración inhabituales, y no había precedentes de una ballena de este tipo varada en la costa asturiana desde hace veinticinco años, también en Tapia de Casariego.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD