08-09-2019 / 18:49 h EFE

El incendio forestal en el municipio coruñés de Ribeira se encuentra ya controlado, según la Consellería de Medio Rural, tras una ola de fuegos en Galicia esta semana que se ha saldado con un millar de hectáreas quemadas y cuantiosos daños todavía por determinar.

Ese fuego fue detectado a las 23:01 horas del pasado viernes en una zona de la parroquia de Oleiros y las llamas se extendieron a zonas del vecino municipio de Porto do Son quemando en total unas 175 hectáreas de zona boscosa y de matorral.

De momento permanece controlado desde las 17:30 horas de hoy después del despliegue de un amplio dispositivo que incluyó veinte brigadas y once agentes forestales, con ayuda de trece camiones motobomba y el apoyo aéreo de cuatro hidroaviones y nueve helicópteros, y del respaldo de 78 militares del equipo de la UME que se encuentra operativo en Galicia.

El de Ribeira y Porto do Son figura como el segundo mayor incendio en extensión de los últimos días, después del registrado en el municipio lucense de Monforte de Lemos, que ha calcinado 465 hectáreas y que permanece de momento controlado.

Por orden de importancia también destaca el del municipio orensano de Lobeira, que también continúa controlado después de arrasar unas 150 hectáreas de zonas forestal del parque natural de Xurés.

El conselleiro de Medio Rural, José González, ha aludido en los últimos días a investigaciones preliminares en las que hay indicios de que algunos fuegos fueron prendidos intencionadamente y ha señalado que hay "sospechosos".

El citado departamento de la Xunta ha divulgado incluso fotografías de artefactos incendiarios con los que supuestamente se prendió fuego, aunque sin precisar el lugar ni las circunstancias para no entorpecer las labores de investigación.

Algunos de los fuegos de los últimos días han resultado avivados por el fuerte viento y en determinados casos las llamas han llevago incluso a amenazar zonas habitadas, aunque no ha sido necesarias evacuaciones.

Galicia figura entre las zonas de España con mayor incidencia de fuegos en zonas forestales, especialmente en verano, con olas en ocasiones trágicas, como la registrada en octubre de 2017 en la que murieron cuatro personas, además de arder más de 35.000 hectáreas en una semana.

Un reciente informe de las investigadoras María Loureiro y María Alló, de las universidades de Santiago de Compostela y de A Coruña, respectivamente, publicado en la Revista Galega de Economía concluye que el coste económico de esa tragedia de hace un par de años asciende a 156 millones de euros.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD