30-09-2019 / 16:00 h EFE

El presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, Marcos Maceira, ha denunciado este lunes que la lengua gallega “está en crisis”, aunque ésta “se podría revertir si la Xunta de Galicia acompañase a la voluntad social de reparación lingüística”.

“Se no fuera por la movilización social, estaríamos en una situación de desastre lingüístico”, ha asegurado Maceira en una rueda de prensa convocada para valorar los datos del Módulo de coñecemento e uso do galego da Enquisa estrutural a fogares 2018” del Instituto Galego de Estatística (IGE).

Los datos del IGE mostrarían “una pérdida continuada de hablantes, especialmente en el ámbito urbano, y una profunda diglosia en las relaciones sociales”, así como “una muestra aterradora del mal llamado Decreto do Plurilingüismo: por primera vez en la historia, uno de cada cuatro estudiantes de Primaria y Secundaria de Galicia no sabe hablar gallego”.

El ámbito familiar es en el que más se usa la lengua gallega, aunque su uso ha descendido un 15 % fuera del hogar, según ha denunciado el presidente de A Mesa, quien aprecia “una importante brecha” entre el número de personas que sólo hablan gallego en privado -34,12 %-, en servicios docentes -23,48 %-, sanitarios -27,88 %-, administrativos -29,30 %-, bancarios -28,72 %- o comerciales, un 30,27 %.

“Esta situación se ve favorecida por la sistemática vulneración de los derechos lingüísticos y por la exclusión del idioma propia de Galicia de gran parte de los ámbitos de uso y por la imposibilidad de devolución, oral o escrita”, ha proseguido.

Entre los 5 y los 15 años, el 30,04 % de los alumnos reconoce no saber escribir gallego, el 18,32 % no saber leerlo y el 23,9 % no saber hablarlo, cifras que superan en un 8,42, un 4,06 y un 7,6 %, respectivamente, sobre los datos del IGE del año 2008, los últimos previos a la entrada en vigor del Decreto do Plurilingüismo.

“La única manera de revertir esta situación es garantizando el gallego como la lengua vehicular de todos los tramos educativos, posibilidad anulada por el Decreto do Plurilingüísmo con consecuencias terribles para el alumnado gallego”, ha añadido.

En el plano positivo, el presidente de A Mesa ha destacado que la encuesta “muestra la voluntad de una parte importante de la ciudadanía gallega de mantener el uso de su lengua a pesar de los impedimentos”, como se evidenciaría en “el aumento de las personas que escriben en gallego como un acto consciente que puede tener consecuencias”.

“Escribir en gallego a pesar de las limitaciones es una acción de reposición y rehabilitación de la lengua, indicativa de la conciencia de la necesidad y de la práctica reparadora”, ha apuntado Maceira, quien ha recordado la reciente polémica por la exclusión de las lenguas cooficiales en los Premios Arquímedes o la dificultad para comunicarse con la Administración del Estado.

En este sentido, el presidente de A Mesa ha incidido en que esta voluntad social de mantener la lengua “no se ve correspondida por la presencia real ni cuenta con el amparo del Gobierno gallego”, toda vez que “su único amparo proviene de la propia sociedad y de cientos de entidades sociales”.

“El mantenimiento y el crecimiento de esta conciencia y de la movilización social amplia a favor del gallego es la única garantía de futuro para la lengua”, ha zanjado Maceira, quien entiende que el Ejecutivo autonómico “debe acompañar esta voluntad”.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD