05-10-2019 / 21:40 h EFE

"Los hombres del poder deben ser conscientes del efecto cascada" que tienen sus insultos y mensajes en contra de la prensa en un momento en que la violencia contra los periodistas en América está en aumento, declaró a Efe Roberto Rock, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP.

El presidente de Estados Unidos, "Donald Trump marcó un camino", aunque siempre hubo embozados políticos que tenían actitudes negativas contra la prensa, aseguró en una entrevista con Efe durante la 75ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se celebra en Miami.

Rock, del portal "La silla rota", de Ciudad de México, habló del "funesto" saldo de periodistas asesinados este año y de otras acciones que atentan contra la libertad de prensa, incluyendo la retórica anti-periodistas de algunos políticos del continente.

Los asesinatos de periodistas en México van en aumento y hoy, con 12 casos desde octubre de 2018, están a la par que en Siria, una "comparación odiosa" porque "Siria es un país en guerra", aseveró.

Aunque las cifras sobre asesinatos de periodistas difieren según las distintas organizaciones que los contabilizan, no hay duda de que México está en cabeza, con 7 de los 13 casos registrados en los últimos seis meses en el hemisferio occidental.

Le siguen Colombia y Brasil, con dos cada uno, y Honduras y Haití, con uno cada uno.

Por el número de periodistas asesinados y por otros indicadores, México "parece un país en guerra", aunque no lo esté, "al menos no formalmente", dijo Rock.

El promedio anual de asesinatos de periodistas en México es de 12 -el de toda América, 18- y con el saldo de este año ambos pueden sobrepasarse, advirtió: "Estamos muy preocupados".

No solo México es motivo de preocupación para la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, una organización formada por unos 1.300 medios tradicionales, digitales y audiovisuales que fue creada hace 75 años con la misión de defender ese derecho fundamental.

"La lista negra o las luces rojas son cada vez más difíciles de medir", subrayó el periodista mexicano, pero está claro que hay un "repunte" de las violaciones de la libertad de prensa en el continente de acuerdo con los informes país por país.

Al ser preguntado de dónde provienen los ataques a la integridad física de los periodistas en México, Rock remite al caso de Colombia, que históricamente ha sido el país con el mayor número de asesinatos y uno de los más peligrosos para los comunicadores.

En Colombia, "en muchas ocasiones, pasado el tiempo, cuando se logra investigar en profundidad este tipo de atentados", se descubre que en casos "atribuidos al narcotráfico o a grupos paramilitares" hay detrás un político que ordenó matar, dijo.

Eso mismo sucede en México, añadió, e indicó que en el caso de uno de los siete periodistas asesinados en los últimos seis meses, ocurrido en el estado de Veracruz, "hay elementos para suponer que el alcalde de su ciudad habría ordenado el asesinato".

Respecto al grado de impunidad de los autores materiales o intelectuales de asesinatos de periodistas, dijo que en México, también en esto a la cabeza, algunos organismos que lo han estudiado lo cifran en alrededor del 98 % hasta 2016.

"En términos generales, hay muy pocos detenidos, hay menos procesados y presentados ante un juez o en prisión a la espera de una sentencia, y mucho menos condenados", subrayó Rock.

También destacó el hecho de que ni Venezuela ni Nicaragua, donde ha habido protestas sociales, hayan contribuido a la lista de asesinatos de la SIP.

"Sí, hay golpizas contra periodistas, destrucción de sus equipos y otro tipo de agravios, pero a pesar de las revueltas de la crisis social y política que hay en Venezuela, esto no está derivando en crímenes contra periodistas", subrayó.

En Nicaragua, donde durante 2018 decenas de miles de personas salieron a la calle y fueron reprimidas por fuerzas militares o paramilitares, hubo casi 300 muertos por francotiradores y por golpes, pero solo hubo un caso de un periodista que murió durante la cobertura de esos hechos y está registrado "como un efecto colateral de esta violencia".

No es el caso de los incluidos en la lista de asesinados que fueron "blancos directos".

En México, la situación de la libertad de prensa ha empeorado tanto numérica como cualitativamente.

Rock denunció que "existe en el país una atmósfera de acoso contra periodistas" que comienza en la cúspide del poder político.

"El actual presidente empezó su Gobierno, hay que reconocerlo, con una conferencia de prensa todos los días", pero "era muy frecuente que en esas conferencias atacara a medios de prensa o a periodistas en lo particular".

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha "estigmatizado" a la prensa, calificándola de "conservadora, de prensa 'fifi', diciendo que las revistas mienten descaradamente, que hay columnistas -que citaba por nombre y apellido- que mienten cómo respiran".

"Eso va envenenando el ambiente y nunca sabemos, y eso pasa en todos nuestros países, incluido Estados Unidos, si los insultos de Donald Trump, o los de López Obrador, o los de Nayib Bukele en El Salvador van a producir un ataque personal físico", subrayó.

"Cuando el presidente insulta a un periodista, su segundo pasa y empuja al periodista para que se eche a un lado, el tercero lo ve amenazantemente. Y al final, quizás el jefe de policía decide mandarlo golpear o asesinar", dijo.

Según Rock, año tras año se ha ido configurando un perfil que no tiene nada que ver con lo que pasaba en las asambleas de la SIP hace 8 ó 10 años, donde "el representante de Estados Unidos subía al podio y decía: 'No ha habido incidentes graves, ni con periodistas, muchas gracias', y se iba".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD