10-10-2019 / 12:01 h EFE

El madrileño Manuel González espera poder seguir creciendo en el campeonato del mundo de Supersport 600, que hoy confirmó disputará la próxima temporada en el mismo equipo con el que este año se ha proclamado campeón del mundo de Supersport 300, durante una visita en la Real Federación Motociclista de España (RFME) de Madrid junto al presidente de la entidad, Manuel Casado.

Manu González se ha convertido en el campeón del mundo más joven de la historia en la especialidad de velocidad, con apenas 17 años y 56 días y con el título en el bolsillo subirá de categoría para disputar la próxima temporada en el mundial de Supersport 600 y, salvo que pudiera contar con alguna oferta para dar el salto al mundial de Moto3 o Moto2, contempla con ambición la posibilidad de llegar hasta el Mundial de Superbike, junto a Álvaro Bautista.

"Siempre me ha gustado Moto3 y Moto2, porque MotoGP es lo más conocido pero es muy complicado estar ahí, pero en Superbike siempre resulta más fácil conseguir los objetivos, aunque el objetivo como es obvio es llegar a MotoGP", reconoció con ilusión el piloto.

Al recordar los mejores y peores instantes de su trayectoria antes de ser campeón del mundo Manu González afirmó que: "el momento más importante fueron los entrenamientos de pretemporada en los que todo el equipo y yo trabajamos muy bien y llegamos a la primera carrera muy preparados y ganar las dos primeras carreras fue muy bueno, sobre todo para mi autoestima y para tener las ganas de seguir ganando".

"El peor momento quizás fue Donington, que quería salir arriba y como era en agua, apreté demasiado y sufrí una caída en la que se me salió el hombro, pero afortunadamente no me afectó demasiado", señaló Manu González.

"Me sorprendió mucho la 300 la primera vez que me subí, porque son carreras en grupo en las que tienes que aprender a pensar, quizás no tanto de pilotaje pero si de estrategia, es una moto más de calle que se mueve mucho y no está tan preparada como la 600 c.c. o en Superbike, y es fácil llegar al límite con ella, pero al final aprendes bastante", comenta González sobre su experiencia en Supersport 300.

"Estudiar y competir no es fácil, pero al final he conseguido compaginar las dos cosas aunque en ocasiones haya tenido que faltar a clase", señala Manu González, que estudia Segundo de Bachillerato en el Instituto Ortega y Gasset de Madrid, pero reconoce que le gustaría saber mucho más de mecánica, pues le ayudaría a entender muchas más cosas de la competición.

"Entrenar no es algo que resulte fácil y en realidad donde más tiempo estoy practicando velocidad es en un aparcamiento de Xanadu entre conos o también en circuitos de motocross, que no hay tanto problema para poder ir habitualmente", reconoció "Manugas", quien comenzó a montar en moto a los tres años y con un año ya iba a los circuitos con sus padres.

González recordó con cariño su primera carrera en circuito grande de velocidad que "fue en Alcarrás y representó un gran paso en mi carrera y resultó muy significativo para la progresión de mi carrera deportiva", dijo.

El flamante campeón del mundo de Supersport 300 dijo tener muy buena relación con todos los pilotos, a pesar "del típico calentón de una determinada carrera, pero que enseguida se pasa" y en cuanto a preferencias reconoció que "Jerez es un circuito en el que siempre estoy muy a gusto y también Imola, pues es un trazado muy especial, con subidas y bajadas y que tiene un algo especial".

En cuanto a sus predilecciones como piloto reconoció que "Márquez es su principal referente, aunque de Rossi también quise aprender mucho desde pequeño, pero Márquez es quien verdaderamente está representando el mejor momento del motociclismo español y el que marca la diferencia".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD