10-10-2019 / 17:20 h EFE

El hombre acusado de abusar sexualmente de una mujer en la localidad de Herrera (Sevilla) en junio del 2016 ha declarado ante el tribunal que lo juzga que él la rechazó, a pesar de que "ella se insinuó", y ha afirmado que no entiende cómo apareció ADN suyo en las partes íntimas de la víctima.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha empezado este jueves el juicio contra R. S. M., para quien la Fiscalía solicita ocho años de cárcel y seis de libertad vigilada por atentar contra la libertad sexual de C. B., cuya comparecencia, que se ha producido a puerta cerrada, ha aportado datos novedosos respecto a los que contó durante la instrucción, según han explicado a Efe fuentes del caso.

El acusado ha explicado a la fiscal que conoció a la víctima en la tarde del 12 de junio del 2016 en el bar de Herrera donde él trabajaba como camarero y que "solía ir insistentemente al baño", lo que en su opinión significa que "consumió drogas".

"Ella se me insinuaba tanto a mí como a los otros dos clientes que había, a pesar de que iba con otro hombre. Nos decía que íbamos a hacer un trío y se subió encima de los taburetes y de la mesa del pinchadiscos. Incluso se puso en ropa interior", ha recordado.

Ya de madrugada, R. S. M. volvió a encontrarse con la joven en otro pub de la localidad al que ella llegó "sola" y "con magulladuras", por lo que le dejó el móvil para que llamase a su acompañante.

"Pidió una copa y yo se la pagué. Estaba desorientada. Se caía y se agarraba a mí. Después se marchó", ha proseguido el encausado, quien ha asegurado que él no echó ningún medicamento en la bebida que se tomó la víctima y que la rechazó "en todo momento".

El acompañante de la víctima, un camionero de Almería, ha declarado por videoconferencia que en aquella época se estaban "conociendo" y ha admitido que tomaron "cocaína y cannabis", pero ha aclarado que la perdió de vista tras salir del primer bar porque iba "cieguísimo".

En cuanto a lo ocurrido en ese establecimiento, el testigo ha señalado que la víctima "se levantó un poco la camisa", pero sólo para "coquetear" con él.

El hermano del acusado, por su parte, ha relatado que la joven "se tropezó contra un coche y después dio una patada a la puerta" del edificio donde presuntamente fue agredida "y se metió dentro riéndose".

Este testigo, al igual que un amigo del acusado o el dueño del segundo bar, han coincidido en que la mujer entró en ese pub de madrugada "con un dedo sangrando" y varios "arañazos" porque "se había caído en un cerro", que se golpeó contra la barra del bar una o dos veces y que intentó besar el cuello al acusado mientras se tomaba "un chupito de tequila".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD