14-10-2019 / 14:04 h EFE

Un hombre afronta una petición de un año de prisión acusado de un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar en el que presuntamente incurrió por llamar hasta diez veces diarias a su expareja durante varios meses, a pesar de tener prohibida la comunicación con ella por el juzgado.

El Ministerio Fiscal sostiene que, por auto dictado en febrero de 2017 por el Juzgado de Instrucción número 3 de Siero, se impuso al acusado la prohibición de aproximarse a la víctima a menos de 200 metros, a su domicilio y a lugar de trabajo, y comunicarse con ella por cualquier medio durante la tramitación del procedimiento.

La resolución fue notificada al acusado personalmente y su cumplimiento era obligado desde ese mismo día.

Pese a ello, con conocimiento de tal prohibición y con voluntad de incumplirla, durante varios meses llamó hasta diez veces diarias al teléfono de la víctima, que formuló denuncia en julio de 2018.

El juicio se celebrará a las 09:40 horas de mañana en el Juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2022
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD