20-10-2019 / 19:09 h EFE

El jurado popular que desde el lunes pasado enjuicia al acusado de matar en Granada al que era su socio en el cultivo de marihuana y de dejarlo luego abandonado en el maletero de un coche en Minas de Riotinto (Huelva) lo ha declarado culpable de los delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas.

Los nueve miembros del jurado popular han declarado por unanimidad probado que el principal procesado, Abel M.M., es culpable de un delito de asesinato, por el que la Fiscalía interesó una condena a 18 años de cárcel.

También por unanimidad han declarado culpables a José D.S. y Eric José C.D., amigos y socios acusados por encubrimiento en esta causa y para quienes la Fiscalía ha solicitado tres años de cárcel.

El jurado recibió un objeto del veredicto "largo y complejo" el pasado jueves y ha ofrecido este domingo su resolución.

El letrado José Ángel Plaza, que ejerce la acusación particular en representación de la madre de la víctima, ha explicado a Efe su satisfacción con el veredicto, que según ha apuntado recoge algunos de sus argumentos sobre la "brutalidad" del asesinato.

Esta acusación elevó la pena pedida por la Fiscalía a un total de 27 años de prisión para Abel por asesinato (25) y tenencia ilícita de armas (2).

Según la Fiscalía, el crimen tuvo su origen en un "ajuste de cuentas entre un grupo criminal" dedicado al negocio de la marihuana.

Tanto Abel como Miguel, el fallecido, eran amigos de la infancia y decidieron montar este "negocio compartido" en una nave de Atarfe (Granada), una plantación "de gran envergadura" con 4.000 plantas de marihuana que, cada dos o tres meses, les reportaría unos beneficios de unos 130.000 euros, indicó el fiscal.

Para la Fiscalía, Abel "planificó" el delito e incluso le tendió una trampa a Miguel para que se desplazara a Granada diciéndole que las máquinas de aire acondicionado instaladas en la nave para el cultivo de marihuana estaban averiadas.

Los hechos se remontan al 6 de abril de 2016 cuando, en esa misma nave, el acusado sorprendió a la víctima, le cubrió la cabeza con una bolsa de plástico y le atacó con hasta siete golpes y siete disparos que le provocaron la muerte.

En la última sesión del juicio, las defensas solicitaron la libre absolución de sus representados al considerar la inocencia de estos.

Durante la primera sesión del juicio, el pasado lunes 7 de octubre, Abel negó los hechos y aseguró que la víctima era para él "como un hermano".

Según la Fiscalía, el principal acusado, solo o con ayuda de terceros no identificados, trasladó el vehículo de la víctima y lo abandonó en Río Tinto (Huelva), un destino elegido para simular que el fallecido volvía a su domicilio.

Dejó allí el coche con la víctima en el maletero, un vehículo que encontró la policía en mayo de ese mismo año.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD