23-10-2019 / 13:59 h EFE

Cáritas Torrelavega atendió el año pasado a 1.314 personas, a través de 2.620 intervenciones, la mayoría a mujeres, de entre 25 y 50 años, por lo que la entidad social considera que "la pobreza en la ciudad tiene un rostro joven y femenino".

Así se desprende de los datos de la memoria de 2018 de Cáritas Torrelavega, que han presentado este miércoles en rueda de prensa el arcipreste de Torrelavega de esta entidad, Jesús Casanueva, la directora de Cáritas Santander, Sonsoles López, y la responsable de la comisión en la ciudad, Ángeles Garrido.

Entre las personas atendidas, para las que Cáritas ha destinado algo más de 137.000 euros, ha habido familias de pareja con hijos, sin hijos, monoparentales, unipersonales, sin relación de parentesco o de personas sin hogar.

De ellas, el 56 por ciento eran españoles y el 44 por ciento extranjeros, de los que 35 eran europeos, 28 africanos, 59 latinos, 7 asiáticos y 79 del norte de África y Oriente Medio.

Cáritas Torrelavega cuenta en la actualidad con 58 voluntarios y trabaja en coordinación con los servicios sociales del municipio y con otras entidades de trabajo social como Cruz Roja o el hogar del transeúnte.

Durante 2018 los ámbitos en los que hubo más demanda de ayuda, y por tanto de gasto de Cáritas, fueron la vivienda, principalmente alquileres y suministros, y la alimentación, a los que le sigue la educación, como material escolar, y la salud, como medicamentos.

Así, según la memoria, la entidad ha destinado 69.117,56 euros a ayudas en materia de vivienda y organización del hogar, entre los que destacan 41.859 euros para alquiler, 19.503,54 para suministros y 3.618,61 para obras menores, reformas y trabajos de mantenimiento del hogar.

A alimentación, ropa, calzado y otros enseres personales se destinaron 58.430,95 euros; a aspectos relacionados con la salud, como nutrición e higiene, medicamentos o salud visual, auditiva y dental, 3.378,86; y a educación, como libros, material y comedor escolar, 2.724,38 euros.

Además, hubo otros gastos para ayudar a personas en dificultades en ámbitos como transporte, viajes y desplazamientos (2.274,50 euros), economía e impuestos (702,12), general (796,12) y jurídico-legal (521,38 euros).

Sonsoles López ha puesto en valor que en Cáritas se trabaja "atentos a la realidad cambiante" para poder dar respuesta, no sólo económica, sino también de "escucha" y "acompañamiento", a personas en dificultades que ven vulnerados sus derechos en materia de vivienda, empleo o protección social.

Jesús Casanueva también ha remarcado que la entidad trata de llegar donde no llegan las instituciones públicas, pero que no se busca sustituir la labor que "debe hacer" el Estado.

Respecto a 2017, ha afirmado que la comparativa que se puede establecer con 2018 es que "la vida sigue igual", dado que, si bien el gasto es de unos 3.000 o 4.000 euros de diferencia, hay una diferencia "muy considerable" en el acompañamiento.

Y es que, según ha explicado, ha habido más intervenciones con personas que han acudido a Cáritas "pidiendo algo material" y que, al final, se ha traducido también en una labor de escucha.

"Junto a la pobreza material hay una humana y hay mucho trabajo también en ese sentido", ha apuntado.

Respecto a los ingresos, Casanueva ha asegurado que el cien por cien de ellos procede de la iglesia, un 87 por ciento de colectas y otras actividades benéficas y un 13 por ciento del fondo común de Cáritas Diocesana, lo que da "una independencia importante" para desarrollar su labor.

Ha asegurado que Cáritas seguirá trabajando para revertir la situación de pobreza y ha indicado que, aunque "se acabara la material, habría que seguir trabajando en la humana", prestando acompañamiento y escucha a personas que lo necesiten.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD