24-10-2019 / 14:01 h EFE

Las fuerzas kurdas acusaron este jueves a las fuerzas turcas y sus aliados de seguir atacando el norte de Siria, a pesar del alto el fuego "permanente" en la región, y llamó a EE.UU. a que intervenga para detener "esta agresión".

"A pesar de nuestro compromiso y la retirada de nuestras fuerzas de toda la zona del alto el fuego, el Estado turco y sus facciones terroristas continúan violando el proceso de la tregua y siguen la guerra de exterminio en contra de nuestra gente y pueblos", afirmó en un comunicado Kino Gabriel, un portavoz militar de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza liderada por kurdos.

Según la fuente, desde esta mañana los rebeldes sirios respaldados por Ankara han lanzado "una ofensiva terrestre a gran escala en las aldeas de Al Managir, Al Asadiyeh y Musharrafa, fuera de la zona de alto el fuego".

Estas aldeas se sitúan en el noroeste de la provincia de Al Hasaka y fuera de la llamada "zona de seguridad" que Ankara busca establecer en el norte de Siria y que ya ha controlado, después de que las FSD se retiraran, en cumplimiento del pacto alcanzado entre Estados Unidos y Turquía.

Las FSD "llaman al garante americano a intervenir inmediatamente para detener la agresión en contra de nuestro pueblo", se indica en la nota.

Asimismo, Gabriel señaló que las FSD reafirman su compromiso con el cese de las hostilidades y su "derecho legítimo a la defensa propia", antes de apuntar a Turquía como "el responsable del deterioro del proceso" de la tregua.

En su cuenta de Twitter, otro portavoz de las FSD, Mustafa Bali, apuntó que sus fuerzas "no van a ser las responsables de violar el acuerdo" justificándose en la "defensa propia".

En la misma red social, el comandante general de las FSD, Mazloum Abdi, indicó en su primer tuit que "los garantes de este alto el fuego tienen que cumplir sus responsabilidad para que Turquía detenga sus operaciones".

Ayer, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció desde la Casa Blanca que el Gobierno turco había afirmado que detendrá los combates y establecerá un alto el fuego permanente en el norte de Siria.

Poco después, Abdi agradeció a Trump sus "esfuerzos incansables que pararon el brutal ataque turco".

Las milicias kurdosirias han abandonado la franja fronteriza turco-siria en virtud de un acuerdo alcanzado días antes por Washington y Ankara, que le dio un ultimátum a los kurdos al asegurar que reanudarían las operaciones militares si no se retiraban de la franja fronteriza.

Antes de expirar la tregua, Rusia, aliada del Gobierno sirio de Bachar al Asad, y Turquía, valedora de la oposición siria, pactaron los términos de una zona de seguridad que ha quedado establecida en el norte del país, en donde patrullarán unidades rusas y turcas.

La denominada "zona de seguridad" es una franja de unos 30 kilómetros de ancho por 480 kilómetros de largo en el norte de Siria de la que Turquía, que lanzó una ofensiva el pasado 9 de octubre, aspira establecer para ubicar a unos dos millones de refugiados árabes sirios, algo que los kurdos consideran una "limpieza étnica".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD