26-10-2019 / 12:20 h EFE

Como cada año en estas fechas, los relojes se retrasarán una hora en la madrugada del domingo para adaptarse al llamado horario de invierno, de modo que a las 2:00 las manecillas marcarán de nuevo la 1:00 y nos dejarán dormir sesenta minutos más.

La Comunidad Europea adoptó oficialmente el horario de verano en 1977 con el objetivo de adaptar las actividades sociales y económicas al ciclo de luz natural y contribuir así a paliar la crisis energética.

En España el periodo de hora de invierno comienza el último domingo de octubre a las 3:00 de la madrugada cuando se retrasa el reloj sesenta minutos. Por el contrario, la hora de verano comienza el último domingo de marzo a las 2:00, momento en el que se adelanta la hora.

La idea del aprovechamiento diurno de luz natural fue planteada por primera vez en el siglo XVIII por el científico y diplomático estadounidense Benjamín Franklin. Su propuesta consistía en adelantar los relojes una hora durante el verano para rentabilizar mejor la iluminación natural y reducir el consumo de velas.

La conveniencia de estos cambios horarios hoy en día sigue dividiendo a la sociedad; los informes europeos revelan además que los posibles ahorros de consumo energético son marginales y no hay certeza de que se produzcan en todos los estados miembros, según recuerda en una nota el Ministerio para la Transición Ecológica.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD