27-10-2019 / 19:49 h EFE

Las labores para extraer los restos del guarda forestal de la localidad asturiana de Sotres, desaparecido en 1945, han conseguido sacar a la luz el 90 por ciento de los huesos de su cadáver de una sima del Parque Nacional de Picos de Europa.

Sus restos fueron encontrados por un equipo de espeleólogos hace un año y tras comprobarse, por una prueba de ADN, que pertenecían a este hombre.

Los trabajos para extraer los huesos, localizados a una profundidad de 180 metros, se llevaron a cabo ayer, sábado, bajo la dirección del antropólogo forense Fernando Serrulla, de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y miembro de la agrupación de espeleología de Ramales (Cantabria).

Según han informado este domingo fuentes de este operativo, durante estas labores se localizó también el casquillo de una bala, lo que podría corresponder con la sospecha de que murió de un disparo a manos de unos maquis a los que supuestamente había denunciado a la Guardia Civil.

Las investigaciones llevadas a cabo por el historiador Antonio Brevers indican que Eloy Campilló falleció de un disparo el 24 de abril de 1945, cuando iba a cumplir 31 años, y sus restos fueron arrojados a una sima aunque hasta el pasado mes de agosto de 2018 nadie supo dónde estaban.

La muerte de Campillo se produjo dos días después de la emboscada de Pandébano, en la que resultó muerto el jefe guerrillero Ceferino Roiz "Machado".

Las investigaciones de Brevers, uno de los más destacados estudiosos de los 'Maquis' o 'Emboscados' (los que se echaron al monte tras la Guerra Civil), apuntan que alguien avisó a la Guardia Civil de que los guerrilleros iban a reunirse en Pandébano, lo que llevó a la Benemérita a organizar la emboscada que produjo la muerte, entre otros, del que era en ese momento el líder de los maquis.

Otro guerrillero, "Gildo", que no había acudido a esa reunión de Pandébano, oyó los disparos desde su escondite en Sotres, fue en ayuda de sus compañeros y comenzó un tiroteo en el que murieron también dos guardias civiles.

Las sospechas se centraron en Eloy, guarda forestal y pedáneo de Sotres, que conocía y mantenía relación con los guerrilleros, aunque éste defendió su inocencia hasta el último momento y reconoció que en confianza había hablado de la fiesta con un compañero del coto de Picos de Europa.

Las investigaciones de Brevers indican que Eloy Campillo fue asesinado por haber dado a conocer la situación de los guerrilleros y, tras su muerte, su cadáver había sido tirado a una sima, que 73 después ha sido localizada con los restos óseos de este hombre.

Los restos óseos y el casquillo de bala está previsto que sean trasladados al Laboratorio de Antropología Forense de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, donde se realizará el análisis antropológico forense y toma de muestras biológicas para identificación genética.

Mercedes Campillo, hija de Eloy, recibió la noticia de la extracción de los huesos del cadáver de su padre en el domicilio familiar de Sotres, el que Campillo fue obligado a abandonar en la noche del 22 de abril de 1945, según han explicado las mismas fuentes en la nota de prensa.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD