29-10-2019 / 13:59 h EFE

Alrededor de 3.500 ictus se detectan cada año en Asturias, de los que el 80 por ciento podría prevenirse si se modifican hábitos de vida relacionados con la alimentación, el sedentarismo y el consumo de alcohol y tabaco.

Estas cifras han sido hechas públicas durante unas jornadas celebradas en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) con motivo del Día Mundial de Ictus.

Durante la inauguración de los actos, que esta edición abordan la rehabilitación del daño cerebral adquirido desde un punto de vista multidisciplinar, el director general de Cuidados, Humanización y Atención Sociosanitaria, Sergio Vallés, ha hecho hincapié en la necesidad de potenciar políticas de autocuidado.

Unido a ello, ha señalado que el tiempo de respuesta es clave para la recuperación tras el daño cerebral adquirido, principal causa de muerte y primera de discapacidad a largo plazo entre la población adulta en el Principado.

Está considerado una pandemia silenciosa, puesto que en España se registran cerca de 120.000 casos al año y es la segunda causa de demencia en la población occidental, tras el alzhéimer.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD