29-10-2019 / 16:21 h EFE

elas, 29 oct (EFECOM).- España debería centrar su política fiscal en la reducción de deuda pública tras haber llevado su déficit por debajo del 3 % del PIB en 2018, gracias a la buena coyuntura económica y pese a no haber hecho esfuerzos estructurales, según la Junta Fiscal Europea (JFE).

El informe anual, publicado este martes por el cuerpo de asesores independientes de la Comisión Europea (CE), analiza la aplicación de las normas comunitarias de disciplina fiscal -el Pacto de Estabilidad y Crecimiento- durante el año pasado y evalúa la orientación de la política presupuestaria de la eurozona.

En el caso de España, destaca que el Ejecutivo comunitario cerró el procedimiento por déficit excesivo al país después de que el déficit nominal bajase al 2,5 % del producto interior bruto (PIB), a pesar de que no se cumplió con la exigencia de llevarlo al 2,2 % ni se redujo el déficit estructural, como exigía Bruselas.

El procedimiento "se cerró gracias a los ingresos imprevistos", apunta el informe, que subraya que España siguió una estrategia basada en reducir su déficit nominal por debajo del umbral del 3 %, "gracias a los vientos de cola del ciclo económico", en concreto un crecimiento económico mejor de lo previsto, "más que cumpliendo con el esfuerzo estructural requerido".

Mientras, al medir el déficit nominal se tiene en cuenta el efecto del ciclo económico, al estimar el estructural se tiene en consideración solo el ajuste que se realiza con medidas permanentes independientemente del impacto que tenga la buena o mala situación económica en cada momento.

"España tuvo un crecimiento muy rápido cuando empezó a recuperarse de la crisis. El objetivo (nominal) del 3 % se convirtió en uno cada vez más suave, porque era fácil de cumplir gracias al rápido crecimiento", dijo a los medios el presidente de la JFE, Niels Thygesen, recordando que la CE le ha venido pidiendo que aproveche la buena situación para construir colchones fiscales.

Para Thygesen, esto muestra que el objetivo del 3 % "no es particularmente relevante en países con buen desempeño, como España".

"La estrategia de reducción de la deuda debería ser el principal objetivo de la política fiscal en España", dijo.

Tras salir del brazo correctivo del procedimiento por déficit excesivo, España ha pasado a estar bajo el preventivo, que ya no fija objetivos de déficit nominales, sino que exige una cierta reducción del déficit estructural.

En el caso de España, Bruselas pide un ajuste equivalente al 0,65 % del PIB (unos 7.600 millones) tanto para este año como para el que viene, un esfuerzo que no va en camino de cumplirse, según advirtió la semana pasada la Comisión.

Por otro lado, el informe destaca el papel de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), de la que dice pueden extraer "lecciones" otros países que quieran establecer autoridades independientes.

El informe subraya que la AIReF ha sido un "catalizador" para mejorar la gobernanza económica a todos los niveles, incluido en regional, que esta autoridad ha defendido sus competencias frente a las del Gobierno y que ha puesto gran énfasis en comunicar sus informes adecuadamente, lo que ha ayudado a difundir información "no sesgada" sobre el estado de las finanzas públicas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD