29-10-2019 / 19:01 h EFE

El vicepresidente de Brasil, el general de la reserva del Ejército Hamilton Mourao, afirmó que la población tiene "pocas" armas al ser interrogado este martes sobre la información según la cual el número de armas registradas oficialmente en manos de los brasileños superó el millón.

"Un millón de armas es poco. Hay que tener más", afirmó Mourao, que ejerce interinamente la Presidencia de Brasil debido a la actual gira por países asiáticos y árabes del jefe de Estado, Jair Bolsonaro, al ser preguntado por los periodistas sobre el número de armas registradas por los brasileños.

El vicepresidente calificó como proporcionalmente reducido el que un país con una de las mayores poblaciones del mundo tan sólo tenga un millón de armas.

"El asunto de las armas es un asunto de libre arbitrio de las personas, desde que ellas cumplan lo que está previsto en la legislación (para portarlas o poseerlas). Si tenemos 210 millones de habitantes, un millón de armas es poco", dijo. "Eso sin mencionar las que están en manos de los bandidos y que no son contadas", matizó.

De acuerdo con un reportaje publicado este martes por el diario O Globo, el número de armas registradas oficialmente en Brasil por la Policía Federal ascendió en septiembre pasado a 1,01 millones.

De acuerdo con los datos divulgados por el diario, tan sólo entre enero y agosto de este año fueron registradas 36.009 nuevas armas, por encima de las 34.412 contabilizadas en el mismo período de 2018, ante los decretos de Bolsonaro que flexibilizaron la tenencia de armas en el país.

Pese a los datos oficiales, la organización no gubernamental Small Arms Survey, con sede en Ginebra, calculó a finales de 2017 que en el Brasil de entonces había en manos de los ciudadanos unas 15 millones de armas, lo que ubicaba a la sociedad brasileña entre las diez más armadas del mundo.

Bolsonaro, un defensor del porte de armas, firmó en sus primeros días de Gobierno un decreto que flexibilizó el estatuto que regula la venta y el porte de armas en Brasil.

Pese a que el Congreso revocó en junio parte de las medidas por las que facilitó la compra y el porte de armas en Brasil, el líder ultraderechista adoptó otras medidas para flexibilizar el estatuto y ajustar su política de liberación a las exigencias del Legislativo.

Estos últimos decretos abordan por separado la flexibilización de las armas para cazadores, la adquisición y porte de armas de fuego y el registro y comercialización.

En agosto, además, sancionó una ley que autoriza a los hacendados y dueños de propiedades rurales a andar armados dentro de toda la extensión de sus tierras.

El gobernante alega que la población brasileña se pronunció contra el desarme en un referendo celebrado hace 13 años.

La flexibilización en la compra y el porte de armas y la promoción de la "autodefensa" en la sociedad frente a la delincuencia figuran entre las principales promesas de campaña de Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército.

La flexibilización es rechazada por diversos sectores de la sociedad brasileña, incluidos organismos de derechos humanos, que argumentan que la medida puede incrementar la ya grave violencia en un país que registró un récord de 65.602 homicidios en 2017.

De acuerdo con un informe publicado en 2018 por la revista JAMA, editada por la Asociación Médica Estadounidense, Brasil fue en 2016 el país con más muertes causadas por armas de fuego en el mundo (43.000), seguido de Estados Unidos (37.200), India (26.500), México (15.400), Colombia (13.300) y Venezuela (12.800).

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD