29-10-2019 / 20:59 h EFE

El Gobierno brasileño ha prohibido este martes la pesca de camarón y langosta en las áreas afectadas por el derrame de petróleo que ha manchado con crudo al menos 268 playas de 94 municipios en el litoral nordeste del país ante la posibilidad de que el alimento pueda estar contaminado.

La medida regirá en noviembre y diciembre "ante la situación ambiental consecuente de la probable contaminación química por el derrame de petróleo en el litoral nordeste", considerado como el mayor desastre ambiental en la historia de Brasil, ha informado el Ministerio de Agricultura y Pesca en un comunicado.

El Ministerio ha explicado que la legislación permite establecer períodos extraordinarios de vedas a la pesca de algunas especies en caso de "grave contaminación por agentes químicos, físicos y biológicos".

El Gobierno ha informado igualmente de que adoptará medidas adicionales para inspeccionar el pescado proveniente de las áreas afectadas por el derrame aunque "hasta el momento no fue detectada cualquier anormalidad" en los productos que han pasado por órganos de fiscalización a la pesca en la región.

Según el Ministerio, esos órganos ya adoptan procedimientos de inspección para verificar la contaminación por hidrocarburos en el pescado que pasa por sus puestos de control y ahora también revisarán el que es enviado a establecimientos comerciales.

"En caso de que sea detectada alguna anormalidad en el pescado recibido, la materia prima no será usada para el procesamiento ni distribuida para el consumo", según el comunicado del Ministerio.

Según las autoridades brasileñas, el petróleo recogido en las playas fue extraído en Venezuela y el derrame probablemente fue provocado por alguna embarcación que pasó a unos 600 kilómetros del litoral nordeste del país.

De acuerdo con el último balance oficial, desde el 30 de agosto, cuando fue avistada la primera mancha de crudo, el petróleo derramado en altamar ha llegado a 268 playas de 94 municipios de todos los nueve estados del nordeste brasileño, incluidas varias de las más turísticas y paradisíacas.

Hasta el momento han sido recogidas y descartadas más de 2300 toneladas de arena o rocas impregnadas con petróleo y decenas de animales han sido hallados con vestigios del crudo, de los cuales casi una veintena han muerto, principalmente tortugas marinas.

El Gobierno movilizó desde la semana pasada 5000 miembros de las Fuerzas Armadas para reforzar los equipos de fiscales, policías, bomberos y voluntarios que trabajan en la limpieza de las playas en casi 2000 kilómetros de litoral.

La ONU ha manifestado este martes su "profunda preocupación" por "los daños inestimables causados (por el derrame) tanto a los ecosistemas marino y terrestre como a la vida de las poblaciones locales" en casi un cuarto de los más de 7000 kilómetros de litoral brasileño.

El organismo se dijo dispuesto a "colaborar con las autoridades y la sociedad civil en la búsqueda del origen (del vertido) y soluciones y alternativas para mitigar sus daños".

Esta es la segunda gran catástrofe ambiental que ocurre en Brasil en los últimos meses, después de que las imágenes de la Amazonía en llamas dieran la vuelta al mundo el pasado agosto.

Así como sucedió en el caso de la selva amazónica, el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro sufrió duras críticas de diversos sectores de la sociedad por la tardanza en reaccionar y actuar en el control de los desastres ambientales.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD