30-10-2019 / 14:02 h EFE

El consejero de Agricultura del Gobierno aragonés, Joaquín Olona, ha incidido hoy en la voluntad del ejecutivo regional de apoyar el desarrollo de los regadíos en el territorio como "herramienta clave" en la lucha contra la despoblación del medio rural.

Olona ha hecho esta afirmación tras presidir, junto al vicepresidente y consejero aragonés de Industria, Arturo Aliaga, la puesta en funcionamiento del proyecto de modernización de regadío de la Comunidad de Regantes del Sector VII del Canal del Flumen (Huesca).

Según informa el Gobierno aragonés, se trata de una infraestructura innovadora que cuenta con un parque solar fotovoltaico de 400 KWp instalado en modalidad de autoconsumo, con vertido de excedentes a la red y una balsa elevada con 215.000 m3 de capacidad. Dos actuaciones distintas pero complementarias que tienen por objetivo reducir la factura de electricidad de la comunidad de regantes.

El proyecto abarca 3.525 hectáreas de regadío en los términos municipales altoaragoneses de Lalueza, Grañén y Poleñino y beneficia a 211 regantes.

La infraestructura ha contado con una inversión total de 2,5 millones de euros, subvencionados al 42,30 % (1,06 millones de euros) por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente a través de la línea de ayudas de Modernización de Regadío del Programa de Desarrollo Rural.

Según ha explicado Olona, "la modernización y creación de regadíos es la herramienta más potente que tenemos en Aragón para aumentar la dimensión económica de las explotaciones y mejorar la renta de los agricultores, un objetivo por el que el Gobierno de Aragón apuesta firmemente y al que ya ha destinado 132 millones en forma de convocatorias de subvenciones".

Ambos consejeros han coincido en el carácter innovador del proyecto que sirve de ejemplo para otras comunidades de regantes.

"Este es el camino; si queremos descarbonizar la economía hay que apostar por instalaciones eficientes y renovables como esta", ha manifestado Aliaga, quien además ha destacado la "capacidad de Aragón de producir energía solar y alimentos de calidad".

El sector VII del Flumen se transformó en regadío mediante redes de acequias en los años 60 del siglo pasado, de forma simultánea a la construcción de un nuevo pueblo de colonización, Marcén.

El nuevo marco de financiación en creación de regadíos tiene como objetivo principal la finalización de aquellos proyectos que llevaban décadas pendientes de finalización, en áreas donde las diferentes administraciones habían efectuado cuantiosas inversiones hidráulicas que no habían prosperado.

Este programa del Gobierno de Aragón incluye la creación de 25.000 nuevas hectáreas de regadío, de las cuales ya están en marcha más de la mitad, la movilización de una inversión total de 350 millones de euros, y la creación de 1.000 empleos equivalentes.

La primera convocatoria de 2018 aprobó 4 proyectos con un apoyo público total de 29 millones de euros, mientras que la última, publicada ya en 2019 y dotada 55 millones, permitirá la creación de otras 7.000 hectáreas.

Asimismo, se han destinado 48 millones de euros para subvencionar las obras de 57 proyectos de modernización integral de regadío que beneficiarán a un total de 16.740 hectáreas y a 2.530 regantes.

Estas ayudas persiguen mejorar la rentabilidad de las explotaciones, una mayor eficiencia en el uso del agua y la reducción de las afecciones ambientales del agrosistema productivo.

Además, en el primer trimestre de 2020, se publicará una nueva convocatoria para la modernización de regadíos por valor de 20 millones de euros.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD