30-10-2019 / 14:32 h EFE

Miles de manifestantes salieron hoy miércoles a las calles de Bagdad por sexto día consecutivo para protestar contra el Gobierno y demandar soluciones a las necesidades y el fin de la corrupción, después de que el primer ministro iraquí Adel Abdelmahdi, abriera ayer la puerta a su dimisión.

Las protestas se concentraron desde esta mañana en la céntrica plaza Tahrir de la capital y sus inmediaciones, donde las fuerzas de seguridad han dispersado a miles de manifestantes con gases lacrimógenos que han provocado más de 30 heridos por asfixia, aseguró a Efe un oficial del Ministerio de Interior iraquí.

Por su parte, Ali al Bayati, miembro de la entidad pública e independiente Comisión de Derechos Humanos de Irak, indicó a Efe que la organización ha registrado la muerte de al menos un manifestante, además de 191 heridos por los gases lacrimógenos desde la pasada medianoche.

Cientos de estudiantes universitarios y de instituto se dirigieron hoy a pie hacia a la Plaza Al Nusur, en el oeste de Bagdad, donde fueron dispersadas por las fuerzas de seguridad.

Desde esta mañana, los manifestantes intentaron cruzar el puente de Al Yumhuriya, que conecta el centro de Baghdad con la Zona Verde, donde se encuentran embajadas, edificios gubernamentales y el Parlamento iraquí, que tiene prevista una sesión para hoy.

Está previsto que esta sesión parlamentaria ordinaria esté cargada de tensión después del intercambio de mensajes entre los líderes de los dos principales partidos del Parlamento iraquí y el primer ministro, al que piden que convoque elecciones anticipadas.

Abdelmahdi abrió ayer la puerta a su dimisión tras cinco días de protestas que se han saldado ya con 85 muertos y más de 3.000 heridos, mientras que el clérigo chií del principal partido del Parlamento Sairún, Moqtada al Sadr, prometió tirar la llave.

El primer ministro, que gobierna con los votos de Al Sadr, recordó ayer que hay dos vías para formar un nuevo Gobierno: una es retirar el apoyo al Ejecutivo en el Parlamento y la otra es convocar elecciones en un plazo de 60 días.

Hoy, Sadr advirtió en su cuenta de Twitter que "una no renuncia" del primer ministro "no evitará el derramamiento de sangre" y "hará de Irak otra Siria y Yemen".

También hoy llamó a Hadi al Amri, el líder de la coalición Al Fath, la segunda fuerza más votada en las elecciones de 2018 a retirar el apoyo al Gobierno, a lo que el líder opositor respondió que contribuirá a “lograr el interés del pueblo iraquí para salvar el país en base al interés público", según un comunicado difundido por medios locales.

Esta nueva oleada de manifestaciones es la continuación de las del pasado 1 de octubre para pedir más servicios básicos y menos desempleo y corrupción, además de un cambio de gobierno, en las que murieron 157 personas, entre ellas ocho miembros de las fuerzas de seguridad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD