30-10-2019 / 18:40 h EFE

La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha explicado que el clima de violencia vivido a lo largo de las últimas semanas en Cataluña supone un impacto directo negativo sobre la economía, y se ha mostrado convencida de que para aliviar esta tensión es necesario que "los catalanes hablen con los catalanes y empiecen a restañarse las heridas abiertas en estos años".

Calviño ha hecho estas manifestaciones a los medios de comunicación antes de visitar las instalaciones de la empresa de suministros industriales Up Liftin en la Plataforma Logística de Huesca (PLHUS) en compañía del alcalde de la ciudad, Luis Felipe, y de los candidatos al Congreso y el Senado del PSOE por la provincia.

A juicio de la ministra, la inseguridad jurídica, la inestabilidad política y la tensión social que afecta a Cataluña no genera un clima favorable para el desarrollo económico, como lo demuestra el hecho, ha añadido, de que esta comunidad autónoma esté creciendo por debajo de la media nacional.

Ha asegurado que desde el Gobierno se ha tratado a lo largo de los últimos dieciséis meses de "calmar la tensión" y de generar un entorno "más propicio y favorable" para el inicio de un diálogo entre los representantes políticos de Cataluña.

"Un requisito imprescindible -ha resaltado- para que podamos pasar a esa fase más constructiva es que los representantes del Estado en Cataluña, los líderes de la Generalitat, empiecen a representar al conjunto del pueblo catalán y no sólo a la minoría de la población que defiende la secesión del resto del Estado".

Ha instado a las administraciones públicas catalanas a asumir sus responsabilidades para garantizar la seguridad de "todos" los ciudadanos, la paz social y la creación de un "clima favorable" para el crecimiento socioeconómico.

También ha instado a los responsables políticos de la Generalitat a "asumir la función que les corresponde como líderes de la población, indicando el camino a seguir, basado en el diálogo entre los ciudadanos catalanes".

Según ha explicado, las escenas vividas ayer a las puertas de universidades y de estaciones ferroviarias son una muestra del "grado de crispación y tensión social que se ha ido apropiando de parte de población de Cataluña" y que hay que tratar de "cambiar y de encauzar entre todos".

La ministra, que ha mantenido una reunión previamente con representantes empresariales y sindicales de la provincia de Huesca, ha explicado por otra parte que la situación económica internacional, con núcleos de inestabilidad como el brexit, las tensiones comerciales o la ralentización del crecimiento, sitúa a España en un clima de "incertidumbre e inquietud".

Según ha explicado, "España tiene una economía abierta, y, por tanto, lo que vemos en el resto del mundo tiene también incidencia en las economías regionales del país".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD