04-11-2019 / 4:39: h EFE

El primer ministro australiano, Scott Morrison, y su homólogo chino, Li Keqiang, se comprometieron anoche en Bangkok a enmendar las relaciones diplomáticas bilaterales dañadas por diversos asuntos como las sospechas de la presunta interferencia de Pekín en la política del país oceánico.

"Estamos preparados para trabajar con la parte australiana para mantener nuestra relación en el camino correcto, profundizar nuestra confianza mutua y conjuntamente mantener la paz regional y mundial. Estamos preparados para liberar todo el potencial de nuestra relación", dijo Li, según una transcripción del diálogo obtenida por Efe.

En la conversación que tuvo lugar durante la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Bangkok, Morrison respondió que "me siento muy firme y estoy comprometido a mejorar esa relación y garantizar que alcancemos todo su potencial".

La reunión se produce días después del malestar causado en China por las críticas que la ministra australiana de Exteriores, Marise Payne, hizo en relación a las presuntas violaciones de los derechos humanos cometidos por el gigante asiático.

Australia presiona a favor de la liberación del escritor de origen chino nacionalizado australiano, Yang Hengjun, detenido en China desde principios de año por presunto espionaje, y mejorar la situación de la minoría musulmana uigur y otras minorías en la región de Xinjiang.

Las relaciones entre Pekín y Canberra atraviesan momentos de tensión debido a la supuesta injerencia china en sus asuntos domésticos australianos.

Las sospechas llevaron a Australia a aprobar unas controvertidas leyes de seguridad, entre otras medidas, después de que sus agencias de inteligencia apuntasen a casos de espionaje por parte de Pekín tanto contra el gobierno como sus instituciones.

China es el principal socio comercial y el mayor consumidor del carbón de Australia.

El intercambio comercial entre los dos países supera los 200.000 millones AUD (138.460 USD o 123.936 EUR) mientras que la inversión del gigante asiático en el país oceánico alcanza los 64.000 millones AUD (44.307 millones USD o 39.657 millones EUR), según indicó Morrison.

No obstante, las fricciones políticas sí afectan a algunas decisiones estratégicas relacionadas con la economía y el año pasado Australia bloqueó la entrada de las empresas chinas Huawei y ZTE en las concesiones de su red de quinta generación (5G) por razones de seguridad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD