10-11-2019 / 9:59: h EFE

La recaudación impositiva relacionada con la actividad inmobiliaria empieza a estancarse en Cataluña, dado que hasta septiembre la Generalitat ingresó 1.147,9 millones por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), un 0,9 % menos que hace un año, una dinámica que afecta a toda España.

Después de seis años consecutivos de crecimiento del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que grava, entre otras cuestiones, la compraventa de viviendas de segunda mano, a medida que avanzaba 2019 se ha ido enfriando paulatinamente la recaudación, en consonancia con la menor actividad del sector inmobiliario.

Así lo reconoce el propio departamento de Economía de la Generalitat en su último informe mensual de ejecución, en el cual asegura que el impuesto sobre transmisiones patrimoniales "presenta un estancamiento".

La situación afecta, no obstante, a todo el Estado, donde los ingresos por transmisiones patrimoniales han caído un 3,6 % de media hasta septiembre.

De hecho, Cataluña es de las comunidades donde ha llegado más tarde el estancamiento de los ingresos, puesto que buena parte de las comunidades ya registran caídas más pronunciadas en la recaudación.

Aunque el Govern se propone recaudar 1.582,6 millones de euros al cierre de 2019 por ITP, frente a los 1.528,47 millones ingresados en 2018, la evolución de recaudación ya es prácticamente plana hasta septiembre.

La única excepción a esta caída es el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que ha permitido ingresar a la Generalitat 420,6 millones hasta septiembre, un 9,9 % más.

Se da la circunstancia de que el Govern aprobó en julio un aumento del 1,5 al 2 % del tipo impositivo del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que ahora paga la banca, un cambio legal que estimó que le aportaría 81,9 millones de euros más al año y que ha situado a Cataluña como la comunidad autónoma con el tipo más alto en este tributo.

De enero a septiembre también cayó otro impuesto relacionado con el inmobiliario, como el impuesto sobre las viviendas vacías, en este caso un 27,6 %, hasta los 11,8 millones, "en parte porque se ha reducido el número de viviendas vacías".

Otra razón que explica el descenso de la recaudación es "el incremento de las operaciones de transmisión de activos inmobiliarios hacia los fondos de inversión", lo que "interrumpe el plazo de desocupación fijado por la ley", apunta el departamento de Economía en este informe mensual.

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el de AJD, que grava cuestiones como los préstamos hipotecarios, aportan más de la mitad de la recaudación total de los tributos gestionados por la Generalitat.

En 2013 la Generalitat rompió la tendencia a la baja en recaudación por ITP y obtuvo 737,9 millones de euros, un 3,8 % más que el año anterior.

No obstante, el gran salto se dio en 2014, cuando se ingresaron 959,2 millones por ITP, un 29,9 % más que en 2013, gracias a la reactivación del mercado inmobiliario, animada por la recuperación económica.

A partir de aquí, se dieron aumentos a dos dígitos en los ingresos y en 2015 se recaudaron 1.095,1 millones por ITP; 1.245,1 millones en 2016, 1.475,3 millones en 2017 y 1.528,4 millones en 2018.

La Generalitat asume desde el 1 de septiembre de 2017 la recaudación plena de los principales impuestos cedidos por el Estado, como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, y el de Sucesiones y Donaciones, función delegada hasta aquel momento en los registradores de la propiedad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD