12-11-2019 / 15:50 h EFE

El Líbano amaneció este martes con bancos y escuelas cerrados por la huelga general convocada ayer, coincidiendo con la intensificación de las manifestaciones y otras acciones en contra del Gobierno, dos semanas después de la dimisión del primer ministro y sin que se hayan dado progresos hacia un nuevo Ejecutivo.

Las sucursales bancarias cerraron hoy después de que la Unión de Sindicatos de Empleados de Banco llamara ayer a la huelga exigiendo, entre otras cosas, un mejor trato por parte de los clientes que han visto limitada la cantidad de dinero en efectivo que pueden retirar, sobre todo en dólares, según la Agencia Nacional de Noticias (ANN).

La escasez de billetes verdes afecta a la economía fuertemente dolarizada del Líbano, donde la mayor parte de los productos de consumo son importados y pagados en dólares, en lugar de la moneda local.

La Asociación de Bancos, por su parte, trata de negociar con los empleados para que pongan fin a la huelga en este sector muy afectado por las protestas que dieron comienzo el 17 de octubre.

Los bancos permanecieron cerrados las dos primeras semanas de manifestaciones, generando desconfianza y preocupación en torno a la frágil economía libanesa, que puede verse debilitada por la actual inestabilidad, tal y como ha advertido el Banco Mundial.

Además del sector bancario, la mayoría de los colegios y universidades están cerrados tras la movilización de los estudiantes, aunque el ministro de Educación, Akram Cheaybe, dejó en manos de los centros de enseñanza la decisión de cerrar o abrir este martes sus puertas, según la ANN.

Unos 500 estudiantes de Beirut han marchado hoy desde la Universidad Libanesa hasta la plaza ubicada frente a la sede del Gobierno, epicentro de las protestas en el centro de la capital, y más jóvenes están llegando desde varios puntos del país para unirse a ellos, según pudo constatar EFE.

Las manifestaciones exigen la marcha de toda la clase dirigente, acusada de corrupción e incompetencia, lo que llevó a la dimisión del gobierno presidido por Saad Hariri.

Los políticos están ganando tiempo y ayer se aplazó una reunión del Parlamento prevista para hoy, en la que iba a debatirse un polémico proyecto de ley de amnistía general, así como el establecimiento de una corte especial para crímenes financieros y otro para luchar contra la corrupción.

Por su parte, el presidente Michel Aoun no ha convocado todavía a los grupos parlamentarios para negociar el nombramiento de un nuevo primer ministro, que tiene que pertenecer a la comunidad musulmana suní, según la Constitución libanesa.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2023
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD