13-11-2019 / 21:20 h EFE

La Audiencia de Barcelona ha confirmado la absolución de los seis concejales de Badalona (Barcelona) que abrieron el Ayuntamiento el 12 de octubre de 2016 pese a que un juez lo prohibió, al entender que "no desobedecieron nada" porque su actuación fue una "performance" amparada por la libertad ideológica.

En una sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la sección sexta de la Audiencia de Barcelona desestima así el recurso que la Fiscalía presentó contra la decisión del juez de lo penal que el pasado mes de septiembre absolvió a seis concejales de ERC y de Guanyem Badalona en Comú del delito de desobediencia de que estaban acusados.

Se trata de los ediles republicanos Agnès Rotger y Oriol Lladó -que ese día ejercía de alcalde en funciones-, así como de los entonces concejales de Guanyem Badalona en Comú, José Téllez, Eulàlia Sabater, Francesc Duran y Fàtima Taleb.

Según el tribunal, ninguno de ellos desobedeció la resolución judicial que prohibía abrir el consistorio a la ciudadanía o a trabajadores porque esta medida únicamente afectaba a empleados públicos y considera que la actuación de los ediles está amparada por la libertad ideológica.

"Los acusados, que no tenían la condición de empleados públicos, en ejercicio de la libertad ideológica que la Constitución les reconoce hicieron una especie de "performance", mostrando así su discrepancia con la decisión judicial y, por extensión, con la fiesta nacional de españa", sostienen los magistrados.

La sala coincide con el ministerio público en que los ediles "querían desobedecer o tenían esta intención", aunque también admite que quizás sólo deseaban "aparentar que desobedecían" puesto que acabaron no haciéndolo.

E insiste: "Por mucho que considerasen que desobedecían, no lo hicieron. Por el contrario, obedecieron en aquello a lo que sí estaban obligados", esto es, cumplieron con la orden del juez de lo contencioso de evitar que los trabajadores municipales pudiesen optar por trabajar el 12-O.

"Por mucho ánimo y voluntad que tuvieran los acusados de desobedecer el mandato judicial, no desobedecieron nada", ratifica el tribunal, que sitúa la conducta de los políticos en el denominado delito putativo o imaginario.

"Los principios de nuestro estado democrático y de derecho no obligan a la adhesión a los valores sociales y culturales de la fiesta nacional", afirma la sentencia, la cual enmarca en el ejercicio de la libertad ideológica el episodio en el que Téllez rompió una copia del auto judicial frente a la prensa.

En su recurso, el fiscal también había reiterado que el 12-O de 2016 las dependencias del consistorio de Badalona sí se abrieron al público porque los concejales atendieron a todo ciudadano que lo pidió y algunos llegaron incluso a rellenar formularios pero, en opinión del tribunal, eso no contravino la decisión del juez.

"Incluso si diéramos como probado que los acusados llegaron a hacer algún trámite, la decisión judicial no se hubiera desobedecido, ya que se trataba de que los empleados públicos no hicieran trámites administrativos", concluye.

El Juzgado de lo Penal número 25 de Barcelona absolvió a los seis concejales en septiembre al entender que en el consistorio no estuvo realmente abierto al público, dado que solo acudieron al mismo los ediles, no sujetos al calendario laboral.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2020
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD