13-11-2019 / 22:10 h EFE

El expresidente de Bolivia Evo Morales, quien se encuentra como asilado político en México, fue nombrado este miércoles Huésped Distinguido de la Ciudad de México, desde donde instó a un diálogo nacional para pacificar su país.

La ceremonia, que se llevó a cabo prácticamente veinticuatro horas después de su llegada a la capital, estuvo encabezada por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Entre gritos de "¡Presidente, presidente!" por parte de compatriotas y seguidores, Morales llegó al patio del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, a unos pasos del Zócalo.

"Bienvenido Evo Morales a la Ciudad de México", dijo Sheinbaum al inicio del acto y agregó: "pero no sólo le damos la bienvenida, sino que lo nombramos Huésped Distinguido de esta ciudad".

Sheinbaum repasó los episodios que llevaron a Morales a México y enumeró una serie de logros conseguidos durante su Gobierno, entre 2006 y 2019.

"Es un orgullo y un honor tenerlo en esta sede", añadió y le hizo entrega de una medalla y un pergamino.

Morales aceptó la distinción y dijo: "(El reconocimiento) es para Evo, pero fundamentalmente es para mis hermanos (bolivianos) que se siguen movilizando en defensa de la democracia y de los derechos de los indígenas bolivianos"

"Debe haber un diálogo nacional para pacificar al pueblo boliviano", añadió Morales.

Recordó que, para amedrentar a dirigentes de distintos sectores sociales y autoridades, los opositores empezaron a quemar sus casas y violentaron a familiares para presionar a que renunciaran.

"No renunciamos por cobardes, sino para cuidar la vida de las personas", añadió.

El exmandatario boliviano habló de sus logros en crecimiento económico y reducción de la pobreza y destacó la nacionalización de los hidrocarburos y en especial el crecimiento del PIB que en 2006, cuando él llegó la presidencia, era de 9.000 millones de dólares y en 2018 alcanzó 40.000 millones de dólares.

"Lo que más me duele es con qué sacrificio, esfuerzo y compromiso hemos construido la nueva Bolivia y ahora ya empiezan destruirla, eso me preocupa (...) Sin justicia social no habrá paz, la paz no se garantiza con intervenciones militares", apuntó.

"Estamos tristes, pero fuertes para seguir luchando por la liberación de nuestro pueblo", finalizó.

Morales renunció el pasado domingo a la Presidencia tras una recomendación de los militares después de que se publicara un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), en el que se denunciaban graves irregularidades en los comicios del 20 de octubre, en los que fue reelegido para un cuarto mandato.

Aceptó el asilo político ofrecido por "razones humanitarias" por el Gobierno mexicano y llegó este martes a la capital mexicana.

Este martes, la senadora opositora Jeanine Áñez, del Movimiento Socialdemócrata, asumió como presidenta interina de Bolivia, dos días después de la renuncia de Morales.

La senadora de la Unión Demócrata llegó a la presidencia interina de Bolivia después de que la línea sucesoria quedara rota, al dejar Morales el poder y con él todos los cargos oficialistas que hubieran podido sucederle.

Desde México, Morales denunció en Twitter que en su país ha tenido lugar "el golpe más artero y nefasto de la historia", en reacción a la proclamación de la senadora Áñez como presidenta interina.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2023
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD