21-11-2019 / 20:30 h EFE

La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) expresó este jueves su alarma por el aumento en las últimas 48 horas de las salidas en botes precarios desde las costas de Libia en la ruta migratoria del Mediterráneo central.

En ese período una decena de botes precarios con más de 600 personas a bordo partieron desde las costas de Libia, el último de los cuales llegó este jueves a la isla italiana de Lampedusa.

Este incremento coincide con un repunte de los combates en Trípoli, escenario desde el pasado 4 de abril de duros enfrentamientos armados entre milicias bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del país, y grupos armados aliados a la ciudad-estado de Misrata y el gobierno sostenido por la ONU en la capital, subrayó la organización.

Coincide, igualmente, con intensos enfrentamientos armados en la carretera costera que une Trípoli y Misrata, única vía de abastecimiento terrestre de la capital -bloqueada por aire-, a la altura de la localidad de Qarabuli, uno de los principales puertos de partida de migrantes en Libia.

"La OIM está profundamente preocupada por la seguridad de los migrantes, que son cada vez más vulnerables a esos combates, al tráfico ilegal de seres humanos y a los abusos a medida que la situación de seguridad se va deteriorando", advirtió Federico Soda, jefe de misión de la organización en Libia.

"Libia no es un puerto seguro. Se necesita un mecanismo de desembarco seguro y controlable para los migrantes que tratan de huir de la violencia y los abusos", subrayó antes de insistir a la Unión Europea y a la Unión Africana a cambiar de inmediato su plan de acción para Libia.

A este respecto, Soda reiteró la conveniencia de cambiar la política sobre los centros de detención y a buscar una alternativa que permita desmantelarlos, al tiempo que se garantiza la salvaguarda de estas personas.

Entre el martes y hoy jueves, los barcos de rescate de las ONG internacionales "Ocean Viking" y "Open Arms" lograron salvar a 287 migrantes, mientras que 289 más, entre ellos 14 menores y 33 mujeres, fueron interceptados por patrullas de la Guardia Costera libia, que los devolvieron a puerto y facilitaron su regreso a los centros de detención que existen en la capital y sus alrededores.

Un total de 43 más fueron interceptados por la Marina tunecina, que los llevó de vuelta a su país, y otros 74 lograron este jueves entrar en aguas territoriales italianas, cerca de la isla de Lamepdusa.

Según la OIM, la mayor parte de las embarcaciones proceden de la ciudad de Zawara, próxima a la frontera con Túnez y uno de los trampolines de la migración irregular más activos de todo el norte de África.

De acuerdo con las estadísticas de la organización, más de 8.600 personas han sido obligadas a regresar a centros de detención en Libia, donde funcionarios de la ONU han documentado condiciones inhumanas y graves violaciones de los derechos humanos.

Ademas, un total de 597 inmigrantes han perecido en el mar mientras trataban de alcanzar las costas de Europa desde el inicio de 2019, una cifra muy cercana a las 620 que se registraron en todo 2018 y que evidencia un cambio de tendencia desde que meses atrás algunos países prohibieran el trabajo de las ONG que ayudan en los rescates.

De ellos, 343 han muerto en la llamada "ruta central", que parte desde las costas de Libia y que está considerada una de las más mortíferas del mundo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2020
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD