22-11-2019 / 23:49 h EFE

La Policía colombiana dispersó este viernes con gases lacrimógenos en la céntrica Plaza de Bolívar, en Bogotá, a un grupo de manifestantes que habían comenzado un nuevo cacerolazo contra las políticas del presidente Iván Duque.

Los ciudadanos, en su mayoría estudiantes, estaban golpeando sus cacerolas cuando miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) les arrojaron gases lacrimógenos y la protesta se dispersó.

Muchos de los manifestantes se quedaron en las cuadras aledañas a la Plaza de Bolívar y lanzaron objetos a los uniformados, que respondieron con más gases y formaron una barrera para impedir el paso de la multitud.

Entonces se desató una batalla campal entre manifestantes y la Policía como la del pasado jueves, cuando encapuchados intentaron entrar a la fuerza en el Capitolio Nacional y el Palacio de Líevano, sede de la Alcaldía, lo que llevó a la reacción de los uniformados.

La escena de hoy en la Plaza de Bolívar se replicó en el Monumento a Los Héroes, en el norte de la ciudad, donde el ESMAD también dispersó con gases y bombas aturdidoras otra protesta pacífica que había comenzado minutos antes.

Los enfrentamientos en la Plaza de Bolívar y en el Monumento a Los Heróes se suman a lo ocurrido en el sur de la ciudad, donde el rezago de las protestas de este jueves generó disturbios en los que encapuchados se enfrentaron a la Policía.

Manifestantes bloquearon hoy desde temprano las principales estaciones de transporte público del sur de la capital colombiana, preludio del caos que se desató horas más tarde en barrios populares como Patio Bonito, Molinos, Perdomo, Meissen y Tintal, así como en la vecina localidad de Soacha donde fue declarado el toque de queda.

La Alcaldía respondió con el envío de decenas de policías que repelieron con el lanzamiento de gases lacrimógenos los ataques con piedras y otros objetos por parte de los manifestantes violentos en enfrentamientos que se han prolongado por más de cuatro horas.

Entre tanto, ciudadanos volvieron a las calles de Cali, donde ayer hubo disturbios pero para hacer un sonoro cacerolazo pacífico al frente del edificio del Concejo Municipal en el que incluso algunos asistieron con niños.

En Cartagena, una multitud se reunió en las cercanías de la Torre del Reloj y con ollas en mano continuaron las protestas contra las políticas gubernamentales.

El cacerolazo, símbolo de las protestas en otros países latinoamericanos, era hasta hoy algo casi inusual en Colombia donde el único antecedente de esta manifestación popular se remonta a mediados de la década del noventa contra el entonces presidente Ernesto Samper, por el escándalo de filtración de dineros del narcotráfico en la campaña electoral que lo llevó al poder.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD