04-12-2019 / 16:50 h EFE

La exmujer de un procesado en Ourense por un intento de homicidio ha asegurado en el juicio que su expareja le golpeó hasta "siete u ocho" veces con una sartén y le tiró al suelo "hasta que se cansó" mientras le decía "te voy a matar", llegando a temer por su vida.

Así lo ha indicado durante la vista oral, que continúa mañana en la Audiencia Provincial de Ourense, en la que el acusado ha negado los hechos y se ha limitado a decir en varias ocasiones que "es todo mentira" y que su expareja falta por ende a la verdad.

En total, el Ministerio Público pide para el acusado diez años de prisión junto con la prohibición de acercarse a la exmujer durante un periodo de quince años, y que la acusación particular eleva a 13 años de cárcel y dieciocho para comunicarse.

La defensa ha solicitado su libre absolución al no considerar creíble la versión de la exmujer y, en caso de condena, ha enmarcado los hechos como un delito de lesiones.

Los hechos ocurrieron sobre el 2 de enero de 2017 en una casa a la que había ido el matrimonio portugués en Castrelo de Val (partido judicial de Verín).

El fiscal sostiene en su escrito que el exmarido -están divorciados- la agarró por los pelos, la tiró en el suelo boca abajo y le dijo que la iba a matar tras lo cual se negó a llevarla al hospital hasta el día siguiente, bajo la exigencia de que dijese que se había caído.

La exmujer ha declarado en el juicio que cuando se encontraba en la cocina "preparando sopa", éste la agarró "por los pelos" y "me golpeó contra la encimera" mientras le decía: "te voy a matar".

En total, estima que "me dio siete u ocho golpes, en la frente y por toda la cabeza, hasta que se cansó y se fue a la habitación", ha relatado esta mujer, quien ha asegurado que hasta el día siguiente el no accedió a llevarla al hospital.

Como consecuencia de los golpes, la exmujer, precisó tratamiento médico o quirúrgico, quedándole secuelas por estrés postraumático crónico de grado moderado, según sostienen las acusaciones. La acusación particular ha denunciado la existencia de denuncias previas por malos tratos en Portugal, que fueron posteriormente retiradas.

Frente a esta versión, el acusado, quien tiene una incapacidad por "esclerosis múltiple", ha relatado que "cuando salió de la habitación para ir a cenar" vio a su mujer "tirada en el suelo" con un "pequeño golpe" y que trató de ayudarla a levantarse.

Además ha asegurado que fue él quien la llevó aquella misma noche al hospital para que pudiesen atenderla.

No sé qué es lo que lleva a mi esposa a mentir tanto", ha continuado Joao O.A., quien ha insistido en que fue ella quien quiso ir a la habitación "porque quería descansar".

Los agentes de la Guardia Civil que prestaron declaración han asegurado que el centro hospitalario les alertó de "un posible caso de violencia de género". Durante la inspección a la vivienda hallaron restos de sangre en varias dependencias de la casa, en la cocina, dormitorio, que no se correspondería con una simple caída.

Una médico relató que decidieron activar los protocolos después de que la cirujana advirtiese de un posible "caso de violencia de género" en vista de las lesiones.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD