05-12-2019 / 15:40 h EFE

Médicos sin Fronteras (MSF) ha abandonado una zona afectada por ébola en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) tras dos ataques recientes contra equipos sanitarios encargados de combatir el brote de la enfermedad que causaron cuatro muertos, informó hoy a Efe la ONG.

"Es el Ministerio de Salud (congoleño) el que nos gestiona. Retiramos a nuestros equipos de Biakato tras la inseguridad de la última vez", declararon a Efe fuentes de MSF por teléfono.

La decisión se tomó después de que cuatro miembros de los equipos sanitarios que combaten el brote de ébola murieran el pasado 27 de noviembre y otros cinco resultaran heridos en dos ataques de hombres armados.

Uno de los ataques ocurrió en un campamento de la localidad de Biakato, en la provincia de Ituri, y el otro en una oficina de coordinación de la respuesta contra el ébola en Mangina, en la provincia de Kivu del Norte.

El coordinador general del Comité Nacional Multisectorial de la Respuesta contra el Ébola, el doctor Jean-Jacques Muyembe, atribuyó en declaraciones a Efe los ataques a rebeldes Mai Mai, nombre con que se conoce a una amalgama de milicias en el noreste del país que luchan contra el Gobierno central y grupos rebeldes extranjeros.

Este mismo martes, un grupo de individuos armados con machetes y palos intentó asaltar el hospital de Biakato, donde MSF opera un centro de tratamiento del ébola, si bien ni lograron su objetivo ni hubo que lamentar víctimas.

Muyembe lamentó la decisión de la ONG, pero admitió que resulta difícil trabajar debido a la inseguridad en la zona y pidió al Gobierno que se tome en serio el problema.

El pasado 28 de noviembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó de la suspensión de sus operaciones en Biakato tras los dos ataques a centros de prevención del ébola en la zona.

Los ataques, según la OMS, fueron los peores sufridos este año por sus instalaciones sanitarias y las de otras organizaciones internacionales en la zona, donde en 2019 ha habido cientos de incidentes de este tipo, con siete muertos y 77 heridos.

El control del virus, que se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados, se ha visto muy complicado por el rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento y por la inseguridad en las áreas afectadas.

Allí operan más de un centenar de grupos armados y los trabajadores sanitarios se convierten a menudo en objetivo de sus ataques.

El actual brote de ébola, que sacude el noreste de la RDC desde agosto de 2018, ha causado 2.206 muertos y 3.313 contagios, según los últimos datos oficiales.

Por eso, esta epidemia es la segunda peor desde que se conoce la enfermedad, solo superada por el brote que sufrió África Occidental entre 2014 y 2016, que causó más de 11.300 muertos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD