06-12-2019 / 18:30 h EFE

El asentamiento a orillas del río Duero de los campamentos de alcabuceros, piqueros y alabarderos, la preparación de lanzas, mosquetes y armaduras y el afilado de espadas han abierto este viernes por la tarde en Zamora los actos de la recreación histórica del Milagro de Empel, ocurrido hace 434 años.

Con ese nombre se conoce a la batalla de la Guerra de Flandes ganada contra todo pronóstico por las tropas españolas, comandadas por el denominado Tercio Viejo de Zamora, el 8 de diciembre de 1585, cuya victoria dio pie a que la Inmaculada Concepción sea actualmente la patrona de la Infantería española.

Un centenar de recreadores, ataviados con uniformes y armamentos de época, ambientan este fin de semana en la playa de los Pelambres una recreación que convierte las orillas del Duero en la isla holandesa de Bommel, donde tuvo lugar la batalla de Empel.

La escenificación forma parte de las recreaciones históricas de otoño promovidas por el Ayuntamiento de Zamora con el doble fin de atraer turismo y divulgar la historia de forma atractiva a través acontecimientos bélicos del pasado que igual convierten las calles de la ciudad en campo de batalla entre soviéticos y nazis que entre españoles y holandeses.

En este caso, la ciudad ha viajado al último tercio del siglo XVI para narrar uno de los episodios de la Guerra de los Ochenta Años en el que también se ha colado la leyenda para atribuir la victoria del Tercio Viejo de Zamora a un milagro de la Virgen.

La batalla, que se daba por perdida para las tropas españolas sitiadas en el montículo de una isla, cambió de signo, según la narración popular, tras el hallazgo de una tabla de la Inmaculada como la que este fin de semana se muestra en los campamentos de la recreación.

A ese proverbial hallazgo se sumó una condición meteorológica fundamental: una ola de frío que heló el río Mosa y permitió a las tropas españolas avanzar sobre las aguas heladas para atacar por sorpresa a los barcos holandeses que les sitiaban, según ha recordado el coordinador de la recreación, José Miguel Alberte.

Alberte ha subrayado que los zamoranos son "herederos" de esa hazaña bélica que, además de recrearse, se ambiente estos días en la ciudad del Duero con un desfile histórico, una parada militar o un desfile nocturno de antorchas por las calles del casco antiguo.

Las actividades incluyen además una conferencia del maestro de armas Alberto Bomprezzi titulada 'Esgrima española, la verdadera destreza', un baile cortesano barroco o un concurso de vestuario civil y militar de los siglos XVI y XVII.

Todo para celebrar una victoria que llevó al almirante Holak, al mando de los perdedores, a atribuir a causas divinas su derrota en una misiva en la que señaló que "parece que Dios es español al obrar tan grande milagro".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD