07-12-2019 / 20:59 h EFE

Diciembre es un mes tradicionalmente asociado a esa vorágine de gastos derivados de las fiestas navideñas, pero también a iniciativas verdaderamente especiales orientas a hacer estas fechas más amables a los demás, como ha ocurrido este sábado en Vigo con sus "cafés solidarios", que cientos de personas han degustado a cambio de donaciones de comida al Banco de Alimentos.

“Ya ves en lo que se ha convertido, esto es un sueño hecho realidad, aunque era algo en lo que confiaba mucho”, ha dicho a Efe rodeado de una multitud, en el mismo corazón del Vigo histórico y ataviado con su mandilón de barista Marcos González, ideólogo del ‘Café Solidario’ y responsable de calidad de la empresa Delikia.

Allí, en la Plaza de la Princesa, bajo un nutrido firmamento artificial de luces led, se ha mantenido erguida durante toda la tarde una carpa transparente a través de cuyas puertas se ha ido fugando sin pausa un aroma a café recién molido y a chocolate caliente que ha atrapado a cientos de personas dispuestas a sumarse a la iniciativa que desde hace un lustro pone en marcha Marcos cada Navidad.

Marcos comenzó su aventura en la cafetería de sus padres, donde el primer año despachó veinte tazas de chocolate; luego consiguió el apoyo de Delikia y del Ayuntamiento, y hace dos años sirvió suficientes cafés para recolectar mil kilos de alimentos, que el año pasado se convirtieron en 3.000 y que este año, en el que ha movilizado más de cien kilos de café y más de 300 de chocolate, espera superar con creces.

“Es una iniciativa muy bonita, también para los niños, el gesto de dar y recibir es algo precioso, aunque ser solidario implica un esfuerzo” reconoce David, encantado con el éxito de un proyecto que quiere exportar, por el que ya le han preguntado incluso en Madrid y para cuya organización cuenta con la entusiasta colaboración de la Asociación Down Vigo, el módulo ‘La Cocina Gráfica’ del Colegio Hogar Afundación y Ediprem.

Es posible que lo que llamamos espíritu navideño no sea más que una entelequia alimentada por las grandes superficies comerciales y el capitalismo galopante, pero basta con que nos despojemos de la coraza de cinismo con la que tan a menudo nos protegemos cuando llega diciembre para comprobar que existe, como se ha vuelto a ver hoy en Vigo.

“En esta época todo el mundo está un poco imbuido de ese espíritu navideño, se piensa que hay que hacer un esfuerzo para que todo el mundo pueda estar bien, más contento y tranquilo. Nos llaman de cantidad de sitios en estas fechas porque están movidos por ese afán de echar una mano. Por lo general todo el mundo tiene más a flor de piel ese espíritu de ayuda a la gente necesitada”, asegura Iván Martínez, vicepresidente del Banco de Alimentos y un entusiasta, claro, de la iniciativa de David.

“Esto es una maravilla, un motivo de orgullo ver que hay gente que es solidaria, que se rasca la cabeza para ver cómo puede colaborar. Lo que hace Marcos con el apoyo de Delikia es impresionante”, asegura Iván, cuya organización lleva recolectados con la Gran Recogida en la provincia de Pontevedra más de 300.000 kilos de alimentos, suficientes para ayudar a unas 20.000 personas hasta el mes de abril.

Orgullo de la respuesta de los vigueses es también lo que siente Susana Rodríguez, vigente campeona mundial y europea de triatlón paralímpico, la cual que se pasó esta tarde por la carpa del ‘Café Solidario’: “Cada vez estoy más orgullosa de ser de esta ciudad, cada vez que viajo me doy más cuenta de lo maravilloso que es Vigo. Como me oiga el alcalde va a pensar que trato de copiarle pero es verdad que, cuando lo dice, tiene razón”.

Dicen que Charles Dickens, un entusiasta de estas fechas, consiguió agitar los anquilosados cimientos de la Inglaterra victoriana cuando publicó ‘Cuento de Navidad’, con el que quiso difundir la idea de que la caridad, a la que hoy llamamos más apropiadamente solidaridad, continuaba y continúa siendo necesaria.

A su modo y a su escala, Marcos González está consiguiendo lo mismo, aunque es bien consciente de que a ese espíritu navideño le falta recorrido: “Creo que estas iniciativas son importantes pero a lo mejor no en Navidad, a lo mejor habría que mover este evento a otra época del año porque en junio al Banco de Alimentos se le acaba la comida. Y hay que ser solidarios todo el año”.

Mientras eso no suceda, a Marcos le queda el consuelo de ver cómo las miles de personas que este sábado hicieron cola para comprar lotería de Navidad, o que paseaban cargadas de bolsas por el centro atiborrado de la ciudad, encontraron un hueco para tomar un café solidario que, sin duda, contribuirá con su espíritu navideño al bienestar de los demás.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD